Claustros de Ephrata, Pennsylvania

Los Claustros de Ephrata permiten disfrutar del campo con sus manzanares y sus edificios sencillos

Ir a información sobre los Claustros de Ephrata

Una de las casas de los claustros de Ephrata

Rusko visitó los Claustros de Ephrata en Ephrata, Pennsylvania. Conrad Beissel, de Eberbach, Alemania, fue el fundador de los Claustros de Ephrata. Beissel llegó a Pennsylvania buscando libertad religiosa y en 1732 encontró esta zona de Pennsylvania para poder vivir en soledad. Estaba buscando un sitio tranquilo y fuera del alcance de las distracciones del mundo para poder practicar su religión. Beissel creyó en dos cosas fundamentales: el día de descanso y sabat era el sábado, no el domingo y en el celibato (los miembros de su iglesia se casaron con Dios, así que no hacía falta una pareja en este mundo). En 1750 la iglesia tenía unos 80 miembros celibatos y formaron un grupo llamado los “Solitary” o “solitarios.” También había familias que querían seguir su fe dentro de la comunidad de Beissel y ellos tenían el nombre de “householders” (los que tienen casa). Llegaron a exisitir unos 200 “householders” que vivían en las granjas cercanas.

Los “solitaries” llevaban una vida muy disciplinada. Se levantaban a las 5 de la madrugada cada mañana y luego rezaban durante una hora, para después ir a trabajar al campo durante tres horas. Tras esto rezaban otra vez, sin todavía haber desayunado nada. El día seguía así hasta la hora de la cena a las seis de la tarde. La cena era su única comida durante todo el día y era vegetariana. Beissel pensó que comiendo carne uno empezaría a actuar en función de los “deseos carnales”. Después de comer, los miembros de la comunidad trabajaban en una caligrafía llamada “frakturshriften,” la cual fue considerada una disciplina para el cuerpo y el alma, o formaban parte de un coro que cantaba canciones a capella con armonías muy complicadas. A la hora de irse a dormir, los solitarios usaban una cama de madera con una almohada de madera de pino. A las doce de la noche se levantaban para rezar durante dos horas porque en la Biblia dice que Jesús vendría otra vez “como un ladrón en la noche” y Beissel se lo tomó a pie de la letra.

Libro utilizado en los Clasutros de Ephrata Pennsylvania

Los hermanos de la congregación fueron conocidos por sus imprentas. Uno de sus proyectos más ambiciosos fue la traducción y publicación del libro Martyrs´Mirror (El espejo de los mártires) para los Mennonites. ¡El libro tenía 1500 páginas! La comunidad también fue conocida por su caridad, ayudaban a los nuevos miembros, a pobres y a viejos. De hecho, durante la guerra de la independencia los claustros sirvieron como hospital militar.

Conrad Beissel murió en 1768 y así comenzó el declive de la comunidad. El último miembro solitario y celibato murió en 1813, aunque los Householders continuaron practicando su fe en la iglesia de los German Seventh Day Baptistas (Baptistas alemanes del séptimo día). Esa Iglesia continuó con creyentes hasta 1934 en Ephrata. Empezaron a restaurar los Claustros en 1941 y hoy en día todo esta restaurado a su estado original.

Representación de las personas que vivían en los Clasutros de Ephrata

En nuestra visita vimos los edificios antiguos y sencillos, tomando nota de sus techos bajos y sus paredes de tiza blanca. También fue interesante ver los pasillos estrechos y las habitaciones pequeñas como celdas donde dormían los miembros. Habría sido una manera muy disciplinada de vivir, pero el guía nos explicó que en ese entonces, no había muchas opciones para algunos. Para las mujeres, no existía el divorcio, la separación, ni otras posibilidades fuera de un matrimonio organizado. Si tu marido te maltrataba, o si una mujer no quería ser una “solterona”, entonces, quizá, los claustros no le parecerían tan mal sitio. Además fue un sitio donde las familias podían venir tras gastar todos sus ahorros en el viaje desde Europa. De todas formas, es imposible juzgar a esta gente desde nuestro punto de vista moderno. Sabemos que eligieron Pennsylvania para vivir porque podían evitar la persecución religiosa muy prevaleciente en Europa en esa época.

Salón de uno de los Claustros de Ephrata, Pennsylvania

A Rusko le ha gustado su visita a los Claustros de Ephrata. Disfrutó viendo el campo con sus manzanares y sus edificios sencillos. Aprendimos mucho con el guía sobre la cultura y el estilo de vida de estos seguidores de Conrad Beissel, lo cual es comparable con los monasterios o conventos de hoy en día en su disciplina y sencillez. Si viajas a Nueva York, es posible que te interese una escapada. Ruskomendamos una visita a los Claustros de Ephrata con 4 boquerones.

Claustros de Ephrata, Pennsylvania

Información sobre Claustros de Ephrata

Ruskomendación de 4 boquerones

Ruskomendación para Claustros de Ephrata: 4 boquerones

Ruskomendaciones: Aprende más sobre las Ruskomendaciones