Washington D.C. está llena de rincones icónicos que salen en muchas películas. Nosotros quisimos ir más allá y descubrir rincones únicos; compartimos qué ver en Washington D.C

Recuerdo comentarle a Abby muchas veces que tenía ganas de visitar Washington. Tan repetida en las películas, ella siempre me respondía que había ido de chica muchas veces y que había otras ciudades nuevas que conocer. Un día le conseguí convencer de que sería interesante descubrir entre ambos la ciudad, de una forma diferente para ella y nueva para mí. Así cogimos las maletas desde Nueva York y nos adentramos en la capital del país, una ciudad sin estado propio.

La Casablanca es una de las cosas qué ver en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

A unas cuatro horas de Nueva York y con el peso de su historia y de ser una de las ciudades más reconocidas en todo el mundo, se encuentra Washington D.C. Es comúnmente conocida por temas administrativos, por sus memoriales y museos (que bien podrían conformar solo un viaje). Pero también son parques, es multiculturalidad, es comida de todos los rincones del mundo y joyas escondidas que ya sabéis que nos gusta descubrir en cada ciudad.

Aquí dejamos una lista de rincones qué ver en Washington, desde los más conocidos hasta otros fuera de la ruta marcada, una ciudad que incluso resultó ser diferente para Abby.

También puedes ir en una excursión guiada, bien saliendo desde Nueva York o haciendo un tour guiado una vez estás en la ciudad. Te dejamos donde encontrar más información al respecto (visitas guiadas a Washington)

Un paseo rodeando el National Mall

Memorial a Lincoln en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

En esta zona es donde probablemente se encuentran la mayor parte de las atracciones principales de Washington D.C. Es decir, hay que ir sí o sí, si es tu primera visita. Nosotros comenzamos nuestra visita subiendo al Lincoln Memorial, donde Martin Luther King Jr. proclamó su famoso “I have a dream”. La sensación es sobrecogedora, ya que imaginar aquel lugar repleto de gente es difícil. Seguramente os haréis como nosotros la foto del reflejo que se forma en la piscina (Reflecting Pool Lincoln Memorial), con el propio memorial y el Monumento a Washington.

Pedro y Abby en la piscina de Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Si hace buen tiempo veréis mucha gente descansando alrededor de la piscina, pero en nuestro caso continuamos la marcha para recorrer esta zona. Llegamos hasta la orilla del Potomac River, donde está el West Potomac Park con unas preciosas vistas del otro lado. Os recomendamos si podéis hacer este recorrido en primavera, donde las imágenes que vais a ver con los cerezos son sencillamente espectaculares. Continuando el paseo bordeando el río de repente nos topamos con una de las mejores estampas del viaje, el Tidal Basin con Memorial a Thomas Jefferson, escondido entre las flores blancas de los cerezos.

Tidal Basin y memorial a Jefferson en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Merece la pena visitar el memorial a Thomas Jefferson, tanto por la estatua del presidente como por el edificio donde se encuentra. Para aquellos a los que le interese la historia del Holocausto y la difícil época para los judíos, cruzando desde el memorial al otro lado de la orilla, se encuentra el Museo del Holocausto de los Estados Unidos donde exhiben tanto obras y eventos permanentes como temporales sobre diferentes temáticas relacionadas con el tema.

Memorial a Jefferson en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Justo enfrente del museo tenemos el Monumento a Washington que vimos reflejado antes desde el Lincoln Memorial, y que también es de entrada gratuita. Aquí teníamos dos caminos para elegir, uno de frente hacia la Casablanca y el otro a la derecha hacia el Capitolio. De un modo o de otro, íbamos a visitar los dos, así que decidimos empezar hacia la derecha. En el camino vamos a encontrar multitud de opciones para visitar: Arthur M. Sackler Gallery (de arte asiático), el Smithsonian Castle (un castillo que hace las veces de centro de información), el Smithsonian National Air and Space Museum (para los amantes de la aviación y el espacio), National Museum of the American Indian (donde aprender de la cultura e historia de los nativos americanos), los Jardines Botánicos de Estados Unidos y por fin, el Capitolio (que acoge el Senado y la Cámara de los Representantes, y que está abierto a tours, aunque nosotros no pudimos hacerlo).

Monumento a Washington en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Si bordeamos el National Mall desde el Capitolio de vuelta al Monumento a Washington, tendremos otra variedad de opciones donde como antes tendréis que elegir si no vais a estar muchos días en la ciudad: La Corte Suprema y la Librería del Congreso, la Galería Nacional de Arte (que os recomendamos encarecidamente entrar si os interesa el arte europeo y americano), los Archivos Nacionales (con toda clase de documentación sobre Estados Unidos) y el Smithsonian National Museum of American History (que recoge la historia y objetos referentes al legado de los Estados Unidos).

La Casablanca en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Si nos colocamos en el Monumento de Washington y dejamos a un lado el Capitolio y al otro el Memorial a Lincoln, podremos llegar siguiendo de frente a la Casablanca. La seguridad es inmensa y tendrás que rodear todo el recinto para llegar a la puerta principal. Si quieres entrar, nosotros no tuvimos tiempo, tienes que reservar el tour con antelación y dejar toda tu información; si vas en Navidad, desde el Monumento a Washington hasta la Casablanca, es donde ponen el Árbol de Navidad.

La ciudad de los memoriales

Memorial a los veteranos de la Guerra de Corea en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Si por algo destaca Washington D.C., como capital de los Estados Unidos, es por rendir homenaje a todos aquellos que han significado algo para el desarrollo de la nación o que bien han combatido y dado su vida por el país. La lista de memoriales, muchos de ellos gratis y abiertos todo el día, es interminable. Sin duda los más espectaculares son los que son memoria de los presidentes de la nación, como el Lincoln Memorial, el Roosevelt Memorial o el Jefferson Memorial. Éste último durante la primavera es sencillamente espectacular con los cerezos floreciendo.

Memorial a los veteranos de la Guerra de Vietnam en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

No debéis pasar por alto tampoco otros como el dedicado a los veteranos de las Guerras de Vietnam y Corea, a los caídos en la Segunda Guerra Mundial o al mismo Martin Luther King Jr. De hecho existen tours específicos que recorren todos los memoriales de la ciudad, para aquellos que les gusta la historia o sienten curiosidad por cómo se ha desarrollado Estados Unidos.

La escena militar de Washington

Cruzando el Río Potomac desde el Memorial de Lincoln, se encuentra dos de los iconos militares más reconocidos en la ciudad. El primero de ellos es el enorme Cementerio de Arlington, que recoge la memoria de los miles de militares que han dado su vida por los Estados Unidos. Entre los rincones más reconocibles están la llama eterna de JFK, el Memorial Anfiteatro y la Tumba de los desconocidos

.El segundo de los sitios a visitar en esta zona es el Pentágono, donde se concentra el podería defensivo y estratégico del país. Existen tours disponibles para entrar dentro, pero hay que seguir unas normas muy estrictas para poder pasar (más información). Si consigues un pase podrás ver las entrañas de uno de los edificios más imponentes del país, y que tantas veces vemos en las películas. Dentro podríamos decir que es una ciudad, ya que trabajan más de 23,000 personas

Museos y zoo gratis gracias a la Fundación Smithsonian

Para los amantes de los museos, Washington D.C. es una ciudad para vivir o para visitar una y otra vez. Cuenta con la mayor red de museos gratuitos de todo el país y todo gracias a la Fundación Smithsonian, que es parte del gobierno. Abby y yo visitamos el Museo del Aire y el Espacio, un impresionante complejo que me dejó con la boca abierta. Allí se encuentran réplicas de aviones, cohetes y todos los días hacen visitas guiadas gratuitas (que os recomendamos hacer).

Casas de Washington DC cerca de Georgetown

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Y si tras salir del museo os parece que queréis más, la red cuenta con otros muchos museos como el Museo Nacional de Historia Natural (que nada tiene que envidiar al de Nueva York), la Galería Nacional de Arte, el Museo Jardín de Esculturas, y así hasta 17 museos más con grandes edificios y numerosos objetos de valor. ¿Os habéis cansado de museos, pero queréis otra actividad gratis con toda la familia?, el Smithsonian también gestiona el zoológico de la ciudad que es totalmente gratuito y uno de los más antiguos del país. ¡Alli encontraréis osos panda, qué más se puede pedir!

Embassy Row

Calle de las embajadas en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Una de las cosas que más nos gusta cuando visitamos las ciudades, es perdernos y encontrar rincones encantadores, que a priori no entraban en la visita. Éste fue el caso de “Embassy Row” o la “Calle de las embajadas”, una larga y tranquila avenida donde se concentran una gran parte de las embajadas de todos los países. Lo más curioso es que está en una zona apartada y es una auténtica muestra del poderío que cada país tiene.

Memorial a Khalil Gibran en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Era una tarde soleada de día festivo, lo que hizo el paseo más agradable si cabe. A cada lado de la calle íbamos viendo enormes casas (de éstas americanas de película), representadas con la bandera del correspondiente país. Al final de la Avenida Massachusetts (el nombre real de esta calle), justo en frente de la embajada británica hay un precioso y pequeñito parque que es un remanso de paz que descubrimos por casualidad; se llama Khalil Gibran Memorial. Y justo al lado se encuentra el Observatorio Naval de los Estados Unidos. Entrar es muy complicado, ya que las plazas para los tours son muy pocas y se deben pedir con mucha antelación (más información).

Muy cerca del Observatorio Naval de los Estados Unidos, si seguís en línea recta, también tenéis la Catedral Nacional de Washington. De estilo neo-gótico, si ya habéis recorrido toda la avenida de las embajadas, merece la pena andar un poco más y entrar a esta preciosa catedral. Y es que esta catedral es la segunda más grande todo Estados Unidos y la sexta del mundo. Tiene gárgolas en la forma de Darth Vader y rocas de la luna dentro de las vidrieras. Además en la cripta se puede visitar la tumba de Woodrow Wilson y las cenizas de Helen Keller. Bajo sus techos se han celebrado alguno de los memoriales más importantes del país, como el funeral de Ronald Reagan. Alrededor está la zona de Catedral Heights con bonitos parques.

Metiéndonos en zona universitaria: Georgetown

Parque de Dumbar Oaks en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Cuando acabamos nuestro recorrido por la calle de las embajadas, decidimos seguir el rumbo hacia el sur para descubrir la zona universitaria de Georgetown (donde hay una tienda muy especial de la que luego hablaremos). Y es que el camino hasta allí nos iba a traer una sorpresa en forma de parque con un sendero lleno de vegetación y paz. Su nombre es Dumbarton Oaks Park y ha sido diseñado arquitectónicamente para descubrir esculturas y fusionarse con la naturaleza. Cruzando todo el parque también se puede entrar al Museo de Dumbarton Oaks, muy conocido por su arte pre-colombino y bizantino.

Georgetown en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

La zona universitaria de Georgetown me gustó mucho porque, además de llevarme en el tiempo hasta una época más joven, era muy acogedora con sus tiendas, casas bajas y jardines. Se podría decir que es como una pequeña ciudad anexa a Washington D.C. Pero nuestro objetivo real de esta zona, tengo que ser sincero, no era volver a los estudios, si no probar las tan reputadas cupcakes de Georgetown Cupcake. La larga fila en la puerta ya hacía predecir un buen momento dulce, que sin duda unos quince minutos más tarde se cumplió; asegurado, merece la pena esperar un rato haciendo cola.

Georgetown Cupcake en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Lugares alternativos para quienes ya han visitado la ciudad antes

Para aquellos que ya han visitado la ciudad antes, o simplemente buscan descubrir rincones o actividades alternativas, también tenemos planeadas ideas.

Si eres de los que te gusta ir a ver espectáculos de danza, conciertos de ópera, jazz, ballet u otros estilos parecidos, no puedes irte de la ciudad sin revisar la agenda y comprar entradas para asistir al John F. Kennedy Center for the Performing Arts. El edificio es precioso y enorme, y dentro la acústica es espectacular. Compitiendo muy de cerca con el Lincoln Center en Nueva York, este edificio es el que más eventos acoge en todo el país, con las mejores representaciones de Estados Unidos y el mundo.

Si has decidido ir al zoológico de la ciudad y después no te quieres volver a meter en el centro de la ciudad, muy cerca se encuentra el Meridian Hill Park, un precioso parque donde perderte y relajarte un rato. Hay muchas estatuas, un memorial y al final un lago con una fuente.

También muy cerca del zoológico está Tregaron Conservancy Trails donde llevan un programa muy interesante de conservación y recuperación de un paisaje y parque que data de 1912. Merece la pena darse un paseo si estás cerca para ver plantas y flores únicas, además de visitar uno los rincones registrados dentro de la lista de Lugares Históricos Nacionales.

The Fridge es una galería de arte que también funciona como espacio de música y espectáculos en la zona conocida como Eastern Market. La idea era crear un espacio artístico para todos donde crear un diálogo de la comunidad a través del arte. El edificio está cubierto por murales, así que no tiene pérdida.

El Museo Internacional del Espía está dedicado a la historia y la práctica de espionaje. Es el único museo en los Estados Unidos dedicado solamente al espionaje y el único en el mundo que se dedica a enseñar al público sobre esta profesión tan interesante. Puedes participar en una experiencia interactiva donde te convertirás en espía y también hay una visita guiada por GPS para seguir con la experiencia fuera de las paredes del museo.

Si buscas otro museo interactivo, sugerimos el Newseum, un museo dedicado a la profesión de periodismo que promueve la libertad de expresión y la primera enmienda que garantiza la libertad de la religión, expresión, prensa, reunión y petición en el país. Tiene 15 galerías y 15 teatros distribuidos en siete plantas y algunas de sus exhibiciones más exitosas incluyen la galería del 11-S, la del muro de Berlín o la de las fotografías del premio Pulitzer con imágenes que datan desde 1942 hasta el presente. El museo es uno de los más completos e interesantes para cualquier usuario de la comunicación electrónica.

BloomBars en Washington DC

Foto (by-nc-nd) DC Live Music

BloomBars es un espacio único en Washington D.C. donde intentan fomentar las bellas artes a través de un espacio para espectáculos, una galería de arte, un teatro y estudio de baile, además de talleres y clases para ayudar a la comunidad. Entre otras actividades tienen cuentacuentos en español, actividades y manualidades para niños, representaciones de ballet y clases de baile para adultos. Consulta el calendario de eventos por si te interesa algo durante tu estancia en la capital.

Visita guiada en español en Washington

Si durante tu estancia en Nueva York quieres una visita guiada con guía en español (privada o en grupo) para conocer los entresijos de la ciudad, apúntate a una de las que ofrece Auténtico Nueva York. Contáctanos (agencia@autenticonuevayork.com) y te daremos más información sobre disponibilidad, precios y horarios de la misma.

Dónde Alojarse en Washington D.C.

Hotel Palomar en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Nosotros nos alojamos en el Hotel Palomar Washington D.C. y aunque es para un presupuesto algo más elevado, merece la pena sin lugar a dudas por su comodidad, diseño y situación.

Si quieres buscar más hoteles en Washington D.C., te dejamos este enlace.

Dónde comer en Washington D.C.: Lugares que probamos y recomendamos

Restaurante Tortino en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Tortino Restaurant es un italiano que está fuera de la zona turística de la capital, pero tiene comida muy rica y un ambiente relajado que se agradece tras un largo día de turismo. Nosotros probamos la ensalada de espinacas con queso de cabra y el salmón a la plancha con verduras. Los platos de pasta también tenían buena pinta, pero visitamos el local para cenar y no queríamos nada demasiado pesado a esas horas.

Food Trucks en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Otra tradición en los Estados Unidos, pero en especial en Washington D.C. es comer en un Food Truck. Las furgonetas convertidas en restaurantes rodantes están aparcadas en varias calles cerca de los museos Smithsonian y tienen todo tipo de comida internacional. Nosotros optamos por probar una pita de falafel de una furgoneta de comida libanesa, pero también había comida africana, india, americana e incluso una furgoneta con galletas de chocolate que fue casi imposible pasar por alto (¡lo conseguimos sólo porque esa tarde teníamos pensado visitar Georgetown Cupcake!)

Georgetown Cupcake en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Georgetown Cupcake para algo dulce. Tienen sabores para todos los gustos y estamos seguros que si te gusta lo dulce no arrepentiráis.

Que ver en Washington DC

foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero