David cortando jamón en La Abacería de David

La Abacería de David en Fuengirola es sinónimo de comer bien, sentirse como en casa y pasar un buen rato. Teresa y David satisfacen el paladar del más gourmet.

Hoy en día es raro encontrar un sitio, bien sea un restaurante, un bar o una cafetería, donde los camareros te conozcan por tu nombre. Más raro aún es que dicho sitio se convierta en una extensión del salón de casa. Y esto es justo lo que han creado Teresa y David en pleno centro de Fuengirola. La Abacería de David abrió en verano de 2016, justo cuando nosotros llegamos a vivir al corazón de esta ciudad de la Costa del Sol. En un mar de restaurantes “para turistas”, La Abacería no tardó nada en convertirse en “nuestro sitio.”

Desayuno andaluz en La Abacería de David

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Se trata de un local pequeño con un par de mesas en la calle y una pequeña tienda junto a un mostrador donde puedes comprar tu jamón, queso o productos gourmet. El suelo es de azulejos a lo tradicional y las mesas son pequeñas con un par de barriles extra. Al entrar todo el mundo te saluda con un “hola” o un “qué tal” aunque no te conozcan de nada. En la Costa del Sol este tipo de bar normalmente se encuentra escondido en barrios más residenciales, así que es un tesoro tenerlo en pleno centro.

La cazuelita de Teresa Abacería de David Fuengirola

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Tosta de salmón y queso azúl en La Abacería de David

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

La casualidad más grande para nosotros fue en nuestra segunda o tercera visita. Ya habíamos decidido que este sería “nuestro bar” para tomar cañas y ese día cuando entramos por la puerta David me miró y me dijo: “¿sabes que somos vecinos?” Me paré desconcertada, ¿cómo íbamos a ser vecinos? “Sí, sí.” continuó David, “Esta mañana me sujetaste la puerta cuando ibas con el perro.” Lo peor de todo es que era 100% verdad. No me había dado cuenta pero Teresa y David estaban viviendo en el piso justo al lado nuestra, terraza con terraza. Desde ese momento empezamos a ir a la Abacería de David casi en exclusiva.

Croquetas caseras en La Abacería de David

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Verduras de la huerta en La Abacería de David

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Todo esto es para deciros que hemos probado casi todos los platos de la carta, hemos recomendado el bar a todos nuestros amigos y cuando bajamos a Málaga no puede faltar una visita al bar para saludar a Teresa y David. Hacen una pareja genial, y este tipo de negocio les viene como anillo al dedo. Teresa tiene manos de santo y todo lo que sale de la cocina tiene un sabor riquísimo. Sus albóndigas están de escándalo y cuando Fuengirola hizo su ruta de la cazuela en invierno, flipamos con su guiso de gambas. Es la comida tradicional de Andalucía (aunque también hacen semanas temáticas donde prepara ricos platos de cualquier comunidad como Asturias o Galicia.) David, por su parte, corta el jamón con maestría y es barman por excelencia; te contará historias de sus días en Madrid y Viena mezclando bebidas y sirviendo copas en los mejores hoteles.

Con Teresa y David en La Abacería de David

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

La Abacería de David es un sitio cómodo donde realmente te sientes como en casa, así lo han querido desde el principio. La pareja, ella de Setenil de las Bodegas y él madrileño reivindican la cultura de la comida española de toda la vida. Sobretodo les gusta sorprenderte con los productos gastronómicos malagueños que cada vez son más demandados y mejor elaborados. De hecho, a veces tienes que preguntar qué queda ya que a Tere no le gusta servir nada que no sea fresco y local. Una vez incluso me trajo huevos desde su pueblo para hacer una tortilla de 10 en casa. “¿Vas a hacer la tortilla con estos huevos, no?” me hizo prometer antes de darme una bolsa llena de la docena de huevos más frescos que había probado en mi vida.

Boquerones en vinagre en la Abacería de David

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Ir a un local como La Abaceria de David es volver a enamorarte de España y de Andalucía. Es especial tanto por la gente que se reúne allí como por la comida que sirven. Incluso los extranjeros que encuentra el bar están bien atendidos (David habla inglés y la buena comida es un idioma universal). Siempre lo decimos y no podía faltar en nuestro blog, que si estáis por Málaga merece la pena, y mucho, ir en cercanías o en coche para comer o cenar en Fuengirola. La Abacería de David es un lugar de los que cada vez son más difíciles de encontrar, un sitio donde todos te conocen por tu nombre y un sitio donde siempre predominan las risas, el compañerismo y sobretodo el buen paladar. Por cierto, cuando vayáis, ¡decidle a David y Teresa que os hemos mandado y dadles un abrazo de nuestra parte!

 

Albóndigas de Teresa en la Abacería de David

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero