Calles de adoquines en El Perchel, Málaga

Aunque se encuentre fuera del centro histórico, el barrio de El Perchel en Málaga tiene mucha historia propia y claramente merece la pena visitarlo.

Son las 11 de la mañana y estoy dentro de la Cafetería Los Valle. En la esquina, el aceite hierve en una gran olla mientras un hombre vestido de blanco con su delantal, está haciendo tejeringos (churros típicos de Málaga). Sujetando una gran jeringa llena de masa, dibuja círculos sobre la olla hirviendo esperando el momento exacto para darles la vuelta y dejarlos sobre la bandeja tras alcanzar el dorado perfecto. Años atrás, los tejeringos eran servidos sobre una rama de palma, pero por razones sanitarias, ya no está permitido. En la parte trasera dos mujeres mayores disfrutan de su café mientras charlan. Las paredes lucen preciosos azulejos andaluces tradicionales y no se ve a ningún turista. Y no es porque esté a las afueras de la ciudad, me encuentro a escasos pasos de la estación de trenes, en el corazón del barrio del Perchel.

Desayunando tejeringos en Cafetería Los Valle en El Perchel, Málaga

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

El Perchel es uno de los barrios más antiguos de Málaga. Fue construido a las afueras de la muralla de la ciudad y muchas familias de pescadores terminaron aquí. El nombre del barrio viene preciosamente de esos pescadores originales que usaban perchas para secar el pescado. Como os podréis imaginar no era un lugar muy deseable para vivir debido a los olores, ¡sobre todo en verano! Sin embargo hoy día, vivir y ser de este barrio es todo un orgullo, el orgullo de decir “soy perchelero”.

La Iglesia del Carmen en El Perchel, Málaga

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Si sales por la puerta trasera de la Cafetería Los Valle, te encontrarás con la Iglesia del Carmen, que es el alma y corazón del barrio del Perchel. Fundada en el año 1584, el edificio original fue destruido durante un terremoto en el 1680. Nuevamente la restauraron justo para un nuevo desastre: un fuego en el año 1931. Durante la Guerra Civil española fue utilizada de almacén y ahora, nuevamente restaurada, ha retomado su belleza original y bien merece una visita a su interior.

Una vez sales a la calle de nuevo, cierra los ojos y trata de imaginar todo lo que ves a tu alrededor lleno de vecinos y visitantes durante la Semana Santa. Este rincón es donde la procesión del “Chiquito” termina y todo el Perchel viene a verlo. Para que os hagáis una idea, el año pasado esperamos durante dos horas en una esquina para poder ver el espectáculo en la madrugada. Los hombres de trono portan las gigantescas figuras del Cristo y de la Virgen, bailando hacia delante y hacia detrás con ellas, y provocando la ilusión de estar vivas al grito de “¡Viva la Virgen y vivan los percheleros!” La pasión se siente mientras el tiempo de para, la multitud respira al unísono y, de repente, al tercer repicar de campana frente a la gente, los hombres levantan el trono por encima de sus cabezas, balanceándolo y mostrando una espectacular devoción.

El Mercado del Carmen en El Perchel, Málaga

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Manolo en el Mercado del Carmen con nuestro pavo en El Perchel, Málaga

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

En la puerta de al lado está el Mercado del Carmen, un verdadero mercado de barrio donde todo el Perchel sabe que es el mejor sitio para comprar el pescado fresco, los vegetales de la huerta, y todos los buenos ingredientes. Para Acción de Gracias encargamos un pavo de nuestros carniceros, Encarni y Manolo. La familia de Encarni lleva en el barrio generaciones con su carnicería. Ella creció ayudando a sus abuelos en la tienda de Calle Ancha del carmen y ahora, se han instalado en el mercado. “Es el pavo más hermoso que tenemos en la granja”, nos decía Manolo mientras sujetaba nuestra ave para el festín de Acción de Gracias. ¡Debía de serlo, porque estaba delicioso!

Las antiguas paredes del Convento de San Andrés en El Perchel, Málaga

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Dejando el Mercado del Carmen y mirando hacia la izquierda se puede ver un complejo abandonado. Se trata de los restos del que fuera el Convento de San Andrés. Data del siglo 16 y, tristemente, los planes de restauración se encuentran parados hasta que terminen unos estudios arqueológicos. Me parece muy injusto que tal icono haya caído en el olvido. Y tristemente pasa un poco como con el resto del barrio, lleno de riqueza e historia tapado con edificios modernos, tiendas abandonadas y unos pequeños comerciantes empujados a irse fuera por los altos precios de los alquileres.

La Calle Ancha del Carmen en El Perchel, Málaga

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Una casa mata en El Perchel, Málaga

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Tengo que admitir que mi parte favorita del Barrio del Perchel se encuentra detrás de Calle Cuarteles, donde todavía se pueden ver algunas casas tradicionales. Años atrás, la zona estaba llena de casas que compartían un patio y eran conocidas como Patios Corralones, de las que sólo quedan algunas.  Mientras paseas por los adoquines de la Calle Ancha del Carmen puedes sentir la energía que transmite la historia que el barrio tiene. Y, si eres observador, sabrás ver por qué la gente que es del Barrio del Perchel, está tan orgullosa de llamar a esas calles, su hogar.

Balcón lleno de plantas en El Perchel, Málaga

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Fotos con licencia (by-nc-nd)
Foto portada (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero