La Protectora nos ayudó a saber cómo adoptar un perro en Málaga, un proceso sencillo y que nos ha reportado infinitas felicidades. ¡Os presentamos a Dino!

Siendo sincera, al principio no tenía ni idea de cómo adoptar un perro en Málaga. De hecho, la única experiencia que había tenido con mascotas fue con mi gata, Brownie. Cuando tenía 8 años, tras muchos meses pidiéndolo y portándome muy, pero que muy bien, mis padres aceptaron que pudiéramos adoptar una mascota. Todavía recuerdo cuando fuimos a la protectora de Reading (mi pueblo de Pennsylvania) y entre todos los gatos elegí una hembra de un año que habían encontrado abandonada en un callejón cercano. Fue mi fiel acompañante durante toda mi infancia hasta morir de vieja, cuando ya me había independizado y estaba viviendo en Nueva York.

Dino durmiendo

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Así que cuando Pedro y yo decidimos adoptar un perro en Málaga, lo que teníamos claro es que queríamos ir a la Protectora de Animales. Ninguno de los dos teníamos mucha idea sobre cómo cuidar un perro o cómo entrenar un perro, así que decidimos ser muy honestos con la chica en la protectora. África nos ayudó mucho preguntándonos sobre el tipo de perro que queríamos (grande, pequeño, mediano, activo, tranquilo,…). También quería saber qué tiempo teníamos para dedicarnos al perro, los paseos, etc. Pero eso no era problema ya que trabajamos desde casa, así que estamos siempre disponibles para bajar el perro a mediodía o darle de comer.

Dino posando

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Una vez que África tenía una idea de qué tipo de perro queríamos adoptar, nos enseñó los perros en sus jaulas. Al acercarnos a la primera jaula vimos a un perro pequeño y marrón apartado de los demás perros. No ladraba cuando nos acercamos y cuando lo sacamos de la jaula nos siguió sin más, ¡nos habíamos enamoramos de él! Seguimos buscando un poco más, pero Xino (así se llamaba en la Protectora) ya se había ganado un sitio en nuestros corazones.

Dino trabajando

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Hicimos los trámites en la oficina. Hay que reconocer que adoptar un perro en Málaga no es gratis, cuesta 90 euros que es para pagar las vacunas y la castración. Es obligatorio castrar el perro si lo adoptas en la Protectora de Animales porque quieren evitar que se reproduzcan y haya más perros sin casa. Le hicieron una cartilla con nuestra información de contacto, el número del chip de Xino (¡y su nuevo nombre: Dino!). Ya estaba listo para formar parte de nuestras próximas aventuras, así que le teníamos que comprar su kit viajero.

Pedro y Dino en la playa

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Lo único que nos quedó pendiente fue llevarle al veterinario porque traía tos de la perrera y tuvimos que tratar esa enfermedad inmediatamente (por suerte en la Protectora nos ayudaron a resolverlo). Nos explicaron cómo darle el medicamento a Dino y cómo cuidar de él. África incluso nos dió su número de móvil por si teníamos dudas durante los primeros días. Fue un proceso muy reconfortante y de la protectora nos fuimos directos a TiendaAnimal.

Abby y Dino

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Al igual que nosotros, nuestro nuevo miembro en la familia merecía lo mejor y más moderno jeje. Así que le compramos los básicos: su cama, su pienso, su correa y un cuenco para la comida y el agua. Tamién cayeron algunos juguetes y caramelos. Por supuesto no podían faltar sus elementos como buen viajero que se iba a convertir: un cómodo transportín, un quitapelos, un cuenco y una camita para cuando duerme fuera.

Dino irá a Nueva York

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

La primera noche fue maravillosa, se quedó solo durmiendo y no hizo nada en la casa. De repente éramos los dueños del perro más cariñoso de Málaga. Si quieres saber más sobre cómo adoptar un perro en Málaga os dejamos con un video de la Protectora de Animales que seguro que os resolverá cualquier duda. ¡Aquí comienzan las Aventuras de Dino, vendrán más capítulos!

Foto portada (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero