Dónde ver flamenco en Malaga, Teatro Flamenco El Soho

Muchas veces los espectáculos de flamenco son solamente para turistas y carecen de autenticidad. El Teatro Flamenco en el Soho de Málaga no tiene nada que ver.

El barrio de Soho en Málaga es una de la zonas que más ha cambiado a lo largo de la última década. Lo que antes era una zona no muy deseada se ha transformado en “El barrio de las artes.” Fiel a su nombre, las calles están llenas de murales pintados por artistas conocidos como Shepard Fairey, D*Face o Boamistura. Hay cafés con encanto con decoración vintage (¡probad los postres en Picnic!), vistas preciosas desde la azotea del Hotel Bahía Málaga y hasta un lugar de cervezas artesanales (El Rincón del Cervecero). Así que cuando un pequeño teatro escondido en la calle Vendeja empezaba a ofrecer espectáculos de flamenco, tomamos nota.

El Teatro Flamenco El Soho es el típico lugar en el que no te fijarías si no lo estuvieras buscando. Tiene una entrada pequeña cerca de la calle Tomás Heredia, con espacio para un lavabo y una taquilla antes de pasar al teatro. Cuando entramos en la parte del teatro nos vino a la memoria las casetas de la feria. Una pared tenía una ventana pintada además de varios floreros y geranios rojos como las casas típicas de Andalucía. El espacio estaba lleno de mesitas redondas cada uno con una vela y todos de cara al pequeño escenario.

En cuanto nos sentaron, uno de los camareros vino a preguntarnos si queríamos algo de beber. Debería mencionar que hay dos opciones de entradas: se pueden pagar 27 euros para el espectáculo y una bebida o puedes pagar tres euros más y disfrutar de un plato de embutidos y quesos de Málaga. Nosotros pedimos algo de beber y a los cinco minutos comenzó el espectáculo. No se pueden sacar ni fotos ni videos durante el mismo y mientras que a algunos la idea a lo mejor no les gusta, a mí sí. Creo que quita algo del arte del flamenco cuando alguien está intentando sacar la foto de Instagram perfecta.

El espectáculo comenzó como muchos otros espectáculos de flamenco con un grupo de músicos y bailaores muy buenos en el escenario; con luces brillantes iluminando sus caras y pies. Era un buen espectáculo, pero lo que hace el Teatro Flamenco El Soho especial es que al final de la noche la directora artística y dos de sus amigos salieron al escenario. Muchas veces habíamos visto que bailaores y músicos, por muy buenos que sean, estaban tocando para una audiencia de extranjeros; una experiencia semejante a esos restaurantes turísticos donde te dan un plato de 10 tapas diferentes. Hay algo “raro” en pedir 10 tapas a la vez, igual que la idea de estar sentado viendo flamenco sin participar de alguna forma (tocando palmas o murmurando “olé”). Cuando fui a la feria de Sevilla con un grupo de amigos, me regañaron por no tocar palmas con ellos. ¡No era natural ser sólo espectador!

Flamenco en Málaga en el Teatro Flamenco El Soho

foto (by-nc-nd) de Teatro Flamenco El Soho

Lo que quiero señalar es que el flamenco, como la comida española tradicional, no es una atracción turística. Verás a la gente bailando y tocando palmas en los bares de barrio, las bodas y por supuesto en la feria. El flamenco no es algo que puedes “falsear.” Es pura emoción y cuando el bailaor y los músicos están sincronizados es un momento mágico. La palabra en español es “duende.” y es algo que te da escalofríos como espectador. Lo que más me gustó del Teatro Flamenco El Soho fue el hecho de que rompieran la pared del “flamenco turístico” dejando subir gente vestida en vaqueros y jerséis al escenario.

Marina Aranda directora artistica en el Teatro Flamenco El Soho en Málaga

foto (by-nc-nd) de Teatro Flamenco El Soho

Aunque por supuesto hay ocasiones para bailar flamenco luciendo un traje bonito con volantes y un mantón, el flamenco real viene desde dentro. Mientras las mujeres golpeaban sus manos contra sus piernas y sus brazos volaban en un torbellino de emociones, había puro orgullo en la tradición, en la música y en demostrar a todos en la sala exactamente lo que es el flamenco. El Soho ha encontrado una forma de traer autenticidad al espectáculo dejando que todos, aunque solo fuese por un momento, pudieran participar en algo tan arraigado en Andalucía. Un arte que es tan cautivador como conmovedor, una buena noche de flamenco es inolvidable (y merece la pena pagar los 27 euros, en nuestra opinión.)