Pedro, Rusko y Abby en Setenil de las Bodegas

Setenil de las Bodegas es un precioso pueblo en la provincia de Cádiz que tiene la peculiaridad de que muchas de las casas se han construido en las rocas. ¡Una visita que nos dejó fascinado!

La primera vez que vi una foto de Setenil de las Bodegas fue de casualidad buscando pueblos blancos de Andalucía. Tengo que reconocer que me quedé impresionado. Me preguntaba: ¿cómo será la vida en un pueblo donde tu casa o tu bar de siempre tiene una montaña de rocas encima?, ¿cómo se había formado ese pueblo?, ¿cómo podía existir un pueblo tan bonito y curioso en Andalucía y no haberlo visitado durante todo el tiempo que viví en Málaga?  Desde ese mismo momento me propuse visitarlo; quería ver en primera persona esas maravillas naturales y conocer más de su historia.

El nombre de Setenil de las Bodegas se remonta a tiempos de los Reyes Católicos, cuando avanzaban hacia su conquista del Reino de Granada. Setenil fue uno de los sitios más complicados de conquistar y se produjeron hasta 7 intentos de sitiar la ciudad (de ahí lo de “Septem nihi” – Siete nada; siete intentos que quedan en nada). Sería en 1484 cuando se consiguió. El apellido “de las Bodegas” apela a la gran riqueza vinícola que este pueblo tuvo en otro tiempo, cuando los hidalgos empezaron a asentarse en el pueblo tras la conquista.

¿Qué ver en Setenil de las Bodegas?

Setenil de las Bodegas, CadizLo que verdaderamente me llamó la atención de Setenil de las Bodegas, y creo que a muchos de sus visitantes también, fue el propio pueblo – la belleza de sus calles y sus curiosas casas. Las calles bajan desde el castillo adaptándose al curso del río y la gente ha sabido aprovechar el tajo que el río forma en la roca para construir las casas. Este tipo de viviendas se conoce como “abrigo bajo rocas” y a diferencia de otras construcciones de Andalucía (como podrían ser las cuevas en el Sacromonte de El Albayzín) no se excava en la roca, sino que se cierran las paredes rocosas para luego hacer las casas. Vaya, una impresionante e ingeniosa forma de convivir con la naturaleza.

Fuera de lo que es la belleza exterior del pueblo, sin duda la construcción que más destaca es el Castillo. Se trata de una construcción del siglo XII-XIII que fue tomada a los árabes e 1484. Tan solo se conserva la Torre del Homenaje y el aljibe, pero visitándolo uno se puede hacer una idea e imaginar con claridad la grandeza que tuvo que suponer este castillo. De hecho fue de vital importancia para la defensa de Setenil y elemento clave para que hubiera hasta siete intentos fallidos de sitiar el pueblo.

Setenil de las Bodegas también destaca por su Iglesia (Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación) y las ermitas (la Ermita de Ntra. Sra. del Carmen, la Ermita de San Benito y la Ermita de Nuestra Señora de la Concepción). Por supuesto las cuevas y los puentes, debido a la naturaleza orográfica del pueblo, juegan un papel fundamental en el mismo y merece la pena recorrerlos mientras disfrutamos andando por sus calles. Así tenemos las Cuevas de San Román y los puentes de la Calle Triana (ss. XV-XVI), de la Villa y de la Calle Ronda (cabe aquí decir que Setenil perteneció a la ciudad de Ronda hasta 1630).

Setenil de las Bodegas, Cádiz

Las Fiestas en Setenil de las Bodegas

Setenil de las Bodegas es un pueblo que destaca por sus fiestas, siendo la Semana Santa el punto álgido del pueblo durante el año. Ha sido declarada Interés Turístico Nacional de Andalucía y está fuertemente arraigada con la cultura y las tradiciones del pueblo. De esta festividad nace la conocida como “guerra de las bandas” entre las hermandades de Nuestro Padre Jesús (los negros) y la Santa Vera Cruz (los blancos). Estas dos hermandades estaban juntas, pero sin saber muy bien por qué, se separaron hacia el siglo XVIII-XIX. Desde entonces la rivalidad es tan fuerte, que durante las fiestas el pueblo se separa en dos colores, llegando cada una a traer bandas incluso de Reino Unido y Estados Unidos para demostrar que son los mejores.

Estoy seguro que viendo las fotos os podréis imaginar la dificultad y la belleza de las procesiones durante Semana Santa en Setenil de las Bodegas, recorriendo y serpenteando por las estrechas calles, evitando los desniveles y salvando las rocas. En algunos tramos es necesaria la ampliación provisional de las calles, que algunos costaleros salgan o que se quiten varales del trono.

Además de la Semana Santa, otra fecha importante es la Romería de San Isidro celebrada en mayo que reúne a las familias del pueblo. La feria, que es en agosto, consta, como en mi querida feria de Málaga, con feria de día en la Calle Cuevas del Sol y feria de noche en el recinto ferial. El 20 de septiembre se celebra a los patrones que son San Sebastían y la Virgen del Carmen.

¿Dónde comer en Setenil de las Bodegas?

Ensalada templada de Ibérico en Hotel el AlmendralEl plato más típico de Setenil son las Sopas Cortijeras, que están hechas con pan, aceite de oliva, espárragos y huevo escalfado. Además de este plato tenemos las migas, el queso de cabra, las batatas con miel, las empanadillas de cidra, conejo a la serrana, la ensalada de pencas y las chacinas, entre otros.

Nosotros tuvimos la suerte de parar a comer en un hotel situado a unos 15 minutos andando desde el centro del pueblo. Se llama Hotel El Almendral y además de estar seguros de que ofrecen una relajada estancia en mitad de la naturaleza (no hicimos noche en Setenil de las Bodegas) también cuentan con un restaurante donde ofrecen comida tradicional. En el restaurante nos trataron como auténticos reyes, y es que nada más entrar los camareros se volcaron en agradar, hacernos sentir cómodos y recomendarnos los mejores platos. El ambiente era distendido con todo el mundo, haciendo que los presentes se sintieran en el comedor del salón de casa.

Como es habitual en nosotros, nos decidimos a compartir todo y así probar la mayor cantidad de comidas diferentes. Empezamos con una Ensalada de Jamón Serrano y Setas con Vinagreta de pil-pil de Setillas que estaba realmente deliciosa. Continuamos con un plato de Patatas rebujadas con chorizo Ibérico de los monte de Setenil y una Sopa de la olla con virutas de Jamón al aroma de la hierbabuena que solo de volver a recordarlo mientras escribo se me saltan las lágrimas. Estos fueron los entrantes. Luego pedimos un plato cada uno que también compartimos. Estos fueron la Cruceta de Secreto Ibérico con reducción Alberite, tinto dulce 2009 y confitura de Cebolla cuya combinación de sabores era realmente explosiva y el Lomo de Merluza rellena de habitas y trigueros salteados con ajetes tiernos y gelatina de piquillos que combinaba la frescura del pescado con el toque salado de los ajetes y los piquillos.

Chorizo con patatas en Hotel El AlmendralPara cerrar, ya con el estómago pidiendo auxilio, probamos el Mousse de Melocotón sobre su fruta en almíbar suave de palo de Canela. Dentro del pueblo también existen sitios muy buenos donde comer, que estamos seguros que los lugareños os sabrán indicar. Y si como nosotros te decides a comer en el hotel que te recomendamos arriba, siempre puedes pasarte a tomar un café en cualquiera de los bares a modo de cueva que hay por el pueblo. Es espectacular estar sentado allí observando las rocas sobre tu cabeza, mientras la gente del lugar se reúne a charlar o jugar.

Setenil de las Bodegas es un pueblo maravilloso que se puede visitar bien en un día y que se encuentra no muy lejos de la ciudad de Cádiz y cerca de otros maravillosos pueblos como Vejer de la Frontera y otros de la provincia de Málaga. Por su originalidad, su belleza y las emociones que a uno le recorren dentro paseando por sus calles, ruskomendamos Setenil de las Bodegas con 5 boquerones. Estamos seguros que de una forma u otra os sorprenderá y no os dejará indiferentes.

Setenil de las Bodegas, Cádiz

Calles de Setenil de las Bodega

Bar dentro de una roca en Setenil de las Bodegas

Secreto en Hotel El Almendral

**A comer en el Hotel El Almendral fuimos invitados por la Oficina de Turismo de Cádiz, sin ser impuestos a ningún tipo de crítica positiva o línea editorial diferente a la nuestra. Como siempre la opinión y la experiencia es totalmente personal.