Sidrería-Restaurante La Ballera, Villaviciosa

Un lugar totalmente recomendado para comer comida casera en Villaviciosa

Sidrería-Restaurante La Ballera, Villaviciosa

Al llegar al restaurante nos dimos cuenta de la autenticidad del lugar. En la puerta se podían a varios hombres mayores charlando y observando la tarde lánguida de agosto. Dentro del local los dos camareros no daban abasto con la clientela. En la barra, varios grupitos de jubilados tomaban tranquilamente su sidra servida de la forma tradicional por el camarero que escanciaba. Este proceso es necesario para obtener el mejor sabor de la sidra y adquiera carácter gaseoso. Cuando no es posible, los bares usan escanciadores fijados a las botellas para poder servir la sidra en su mejor estado.

Sidrería-Restaurante La Ballera, Villaviciosa

Las paredes de la Sidrería La Ballera estaban cubiertas de fotografías de eventos locales, fotografías en blanco y negro, bufandas del equipo de fútbol local y un mural de un picnic en Asturias. Mientras esperábamos mantuvimos los ojos bien abiertos, fijándonos en los platos que tenían una pinta magnífica y ya antes de sentarnos solo pensábamos en los garbanzos con bacalao. Tras diez minutos esperando y con un poco de confusión a la hora de pedir, elegimos los garbanzos con bacalao de primero y de segundo merluza y estofado para compartir.

Sidrería-Restaurante La Ballera, Villaviciosa

La comida se servía en una olla grande para compartir y todo era delicioso. La única crítica que tenemos para el restaurante fue que no entendimos bien el sistema para pedir y perdimos nuestra oportunidad de probar la paella y el primero de los tres platos. Como parte del menú también nos ofrecieron un postre que, desafortunadamente, no era casero. El precio, de todas formas, fue muy adecuado y pagamos sólo siete euros por persona (tres platos, con el pan, vino, casera y agua incluida). Ruskomendamos Sidrería La Ballera con 5 boquerones.

Sidrería-Restaurante La Ballera, Villaviciosa