Boqueria, Barcelona

La Boqueria es un mercado histórico que merece la pena visitar a pesar de la cantidad de afluencia

Boqueria, Barcelona

He hablado varias veces en El Boquerón Viajero sobre lo mucho que me encantan los mercados. Desde que los griegos inventaron la “ágora” ha sido EL SITIO, y no hay nada que disfrute más que observando a los locales siendo auténticos, comunicándose e interactuando en sus propios términos. Esta es la esencia de la vida, lo cotidiano que hace el acto de viajar algo más que una manera de coleccionar cucharitas, alfileres o platos de todas partes del mundo. En el mercado puedes ver de qué se trata la vida cotidiana; hombres y mujeres discutiendo sobre el mejor precio del pescado en El mercado del Carmen en Málaga, coleccionistas expertas intentando encontrar el mejor precio de alguna antigüedad en El Rastro de Madrid o los granjeros que traen su maíz fresco a la calle principal en el West Reading Farmer´s Market. Es un sitio donde la humanidad se puede reunir para negociar, interactuar y coexistir.

Boqueria, Barcelona

Boqueria, Barcelona

Antes de entrar en La Boqueria de Barcelona había oído mucho sobre este gigantesco mercado, pero lo que nadie me había mencionado era que el ambiente se había desnaturalizado debido a la alta afluencia de turismo, y la pérdida del encanto de la vida cotidiana dentro. Me quedé bastante decepcionada al ver que la atmósfera era más la de una feria que la de un mercado tradicional. Me gusta pensar que tras vivir en España durante varios años y hablando español con fluidez, debería tener alguna ventaja, así que cuando la gente me gritaba “you want to try” en inglés, se fue un poco del encanto del lugar.

Boqueria, Barcelona

Boqueria, Barcelona

El mercado ha existido desde 1836 cuando abrió justo a las puertas de la antigua muralla de la ciudad con muchos vendedores ambulantes ofreciendo sus productos. El nombre verdadero del mercado es el Mercat de Sant Josep porque está ubicado en el sitio del antiguo convento de San José, que estuvo allí en el siglo XVI. Tras la destrucción del convento, la ciudad de Barcelona construyó un gran porche con pilares gruesos en la entrada de la ciudad y el mercado encontró su lugar permanente. Es interesante notar que decidieron concienzudamente poner el mercado justo fuera de la ciudad para evitar los impuestos que tenían que pagar por entrar las mercancías dentro de los límites de la ciudad.

Boqueria, Barcelona

Boqueria, Barcelona

Hoy en día el mercado es conocido popularmente como “La Boqueria” por su ubicación en la Plà de la Boqueria y es uno de los mercados municipales más grandes de Catalunya midiendo unos 2.583 metros cuadrados y con más de 300 puestos ofreciendo todo tipo de productos locales y exóticos. También tiene puestos de tapas y lugares para probar los productos frescos que están vendiendo. Debido a su historia y su variedad de productos, el mercado también es el más visitado por los turistas a la ciudad.

Boqueria, Barcelona

Boqueria, Barcelona

Visitamos La Boqueria para sentir el ambiente de este famoso mercado y probamos unas tapas en un sitio que se llama “El Quim de La Boqueria.” El Quim es un bar de tapas que se encuentra dentro de La Boqueria y donde tienes que hacer cola para poder sentarte en uno de los taburetes alrededor del bar/mostrador. Una vez que te hayas sentado, los camareros (cuatro o cinco de ellos) corren con mucha prisa para traerte pinchos deliciosos de tortilla de calabacín o de berenjena, croquetas de bacalao o pescados. Tuvimos cuidado al pedir porque los precios para del pescado nos parecieron un poco caros, así que pedimos las tapas más tradicionales. Todo lo que probamos estuvo delicioso, pero ruskomendamos que mires los precios antes de pedir para estar seguros y evitar un disgusto a la hora de la cuenta.

Boqueria, Barcelona

Boqueria, Barcelona

En general, el ambiente de La Boqueria es movido, lleno de colores, de sonidos y de olores que son de los más auténticos. Con lo único que hay que tener cuidado es con algunos puestos que intentan timar al visitante ofreciendo productos que no son reales. Por ejemplo encontramos varios donde vendían zumos puros de frutas, que realmente eran agua con un poco de fruta. A pesar de todo eso, es un mercado con su historia y merece la pena visitarlo. Las tapas y la experiencia de comer dentro del mercado también la ruskomendamos, con tal de que estés atento al precio. Si vas a El Quim, prueba la tortilla de calabacín y cebolla y las croquetas de bacalao. Ruskomendamos La Boqueria con 4 boquerones.

Boqueria, Barcelona