Papabubble, Barcelona

Papabubble podría haber sido una farmacia antigua, traída directamente de una novela antigua

Papabubble, Barcelona

Cuando estuvimos viviendo en Barcelona un verano, una de las cosas que más nos gustó fue perdernos en las serpentinas calles del casco antiguo. En el Barri Gòtic (Barrio Gótico), una de las tiendas más interesantes que encontramos fue una de dulces llamada Papabubble. Se trata de una pequeña tienda casi escondida, que está en una de las calles paralelas al puerto. Al ser un local bastante pequeño casi nos lo saltamos, pero por suerte, empujamos la puerta de Papabubble para entrar en esta tienda de dulces, que fabrica caramelos duros hechos dentro del propio local.

Papabubble, Barcelona

Papabubble fue una ruskomendación de una amiga mía de la universidad. Ella había pasado sus vacaciones en Barcelona y por casualidad entró en Papabubble. Este sitio, me dijo, tiene los MEJORES caramelos que sin dudarlo pudieras encontrar. A mí personalmente me gustan más los dulces de chocolate y caramelo, pero Anne Marie me había levantado el interés. Así que allá íbamos un día al anochecer, aguantando la pegajosa e inherente humedad de un verano barcelonés.

Papabubble, Barcelona

Cuando nos acercamos a la tienda, lo que más me impresionó fue la fachada. Desde fuera, Papabubble podría haber sido una farmacia antigua, traída directamente de una novela de principios de siglo (mejor dicho, de principios de siglo XX). Las vitrinas estaban llenas de dulces creativamente diseñados y fabricados completamente de azúcar. ¡El sueño de cualquier niño! La campanita sonó con un tilín y nosotros pasamos a través del portal del tiempo. Papabubble estaba poco iluminado y vacío salvo las dos personas que trabajaban con los caramelos en forma líquida en la encimera gigante. Estaban moldeando y tirando el azúcar de llamativos colores para convertirlo en varias formas. Me recordó mucho a las tiendas de “salt wáter taffy” que ves siempre en la playa en EEUU, donde ves a la gente trabajando para confeccionar ese capricho pegajoso y delicioso.

Papabubble, Barcelona

La gente del local nos dejó sacar algunas fotos y luego exploramos la tienda. Lo que es la tienda en sí misma, realmente, es bastante pequeña. Sólo tiene sitio para mostrar unos cuantos productos, eso sí, todos caseros. Lo que más me llamó la atención fueron los frascos de vidrio que usan para vender los caramelos. Cada uno llevaba una etiqueta impresa en blanco y negro y, como los caramelos que llevaba dentro tenían un color tan llamativo y alegre, el conjunto brillaba dulzura, recordándome a pequeñas joyas. Estaba convencida de que eran tesoros. Los caramelos eran pequeños bocados de sabor y no podíamos irnos sin comprar un pequeño frasco de caramelos amarillos con unas rayas rojas, para tenerlo de recuerdo. También vendían piruletas gigantes anillos, piruletas y otras formas especiales. Papabubble es una tienda de dulces que vale la pena visitar en tu paso por Barcelona. Ruskomendamos Papabubble con 5 boquerones. ¡Qué tengas una deliciosa experiencia!

Papabubble, Barcelona