Pidiendo tapas en La Lorencita Calle San Lorenzo Burgos

Ir a Burgos y querer tapear bien es sinónimo de pasear por Calle San Lorenzo. Os dejamos una ruta con los mejores bares para que disfrutéis a buen precio.

Si estás en el centro histórico de Burgos para cenar, una de las mejores opciones es ir de tapas por una de las dos calles principales. Una es la zona de la catedral y la Calle Sombrerería y la otra es la Calle San Lorenzo. Nosotros teníamos el hotel en la Calle Sombrerería, así que quizás por variar y porque nos lo recomendaron decidimos explorar la Calle San Lorenzo. Esta calle tiene un encanto especial por ser una calle estrecha que da a la Plaza Mayor. Antes de comenzar la ruta, debo mencionar que probamos estos sitios durante dos noches en Burgos. No vaya a ser que penséis que nos hinchamos de comer y beber en una sóla noche. ¿Preparados? ¿Listos? ¡A tapear!

Casa Pancho

Soldadito de Bacalao y Cojonudo en Casa Pancho Calle San Lorenzo Burgos

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Comenzamos nuestra ruta de Calle San Lorenzo por Casa Pancho, un local grande con la barra llena y las tapas y raciones escritas en tiza en la pizarra gigante de la pared. Pedimos algo de beber y pensamos en las tapas. Lo famoso aquí son los cojonudos – un trozo de pan con huevo de codorniz, chorizo picante y pimiento rojo (también picante). El nombre viene de lo bueno que está y tiene su hermana la cojonuda que es lo mismo pero con un trozo de morcilla en vez de chorizo. Para acabar pedimos un soldadito de bacalao (un trocito de bacalao frito a la perfección servido con un poco de pan.) Este local estaba lleno cuando llegamos y también cuando nos fuimos para casa, así que lo mejor es hacerse un hueco donde puedas y disfrutar.

Dirección: Calle San Lorenzo 13-15

Cojonuda Casa Pancho Calle San Lorenzo Burgos

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Mesón La Amarilla

Patatas bravas Meson La Amarilla Calle San Lorenzo Burgos

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

El Mesón La Amarilla está un poco más adelante en la Calle San Lorenzo y aquí nos habían dicho que hay que pedir las patatas bravas. Tenía que ser verdad porque al entrar nada más vimos platos con la salsa picante en las mesas a nuestro alrededor. La barra se llenó rápidamente, pero había buen servicio y al poco estábamos disfrutando de las patatas. A mí me gustaron bastante ya que usan patatas fritas casi al estilo de patatas gajo con una salsa perfectamente picante – no tanto que te pica la boca, pero tampoco tan suave que no se note. Una tapa de diez en un mesón de corte tradicional.

Dirección: Calle San Lorenzo 26

Pizzería La Competencia

Tapa de Pizza en La Competencia Calle San Lorenzo Burgos

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Suena raro que en mitad de la ruta de tapas por Calle San Lorenzo recomiende una pizzería, pero este sitio está genial. Además de las pizzas tienen más tapas y el ambiente es muy divertido. Cuando pides tu consumición, te dan una porción de la pizza del día hecha en el horno de leña. El día que visitamos La Competencia nosotros, la pizza era de beicon y la masa estaba perfectamente crujiente. No hay mejor combinación que la cerveza y la pizza en mi opinión, así que ha sido una sorpresa genial encontrar este rincón (además económico) en nuestra ruta.

Dirección: Calle San Lorenzo 30

La Lorencita

Ventresca de Bacalao en La Lorencita Calle San Lorenzo Burgos

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Este sitio tiene pinchos y tapas en plan gourmet. La estética es algo más sofisticada y las tapas son más elaboradas. De hecho, se ve en la puerta la lista de tapas que han ganado premios en los últimos años. Nosotros nos sentamos en la barra y yo decidí pedir una croqueta de boletus y Pedro la ventresca de bacalao. La croqueta estaba muy rica y con buen sabor. Soy muy croquetera, y creo que se puede juzgar un sitio por su ensaladilla rusa y sus croquetas. No probamos la ensaladilla, pero la croqueta estaba para repetir. En el caso de la ventresca de bacalao, venía con una presentación más sofisticada y un crujiente de la piel del pescado. Estaba claro por qué las tapas de La Lorencita son famosas en la Calle San Lorenzo y habían sido premiadas.

Dirección: Calle San Lorenzo 27

Croqueta de Boletus en La Lorencita Calle San Lorenzo Burgos

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

El Pez

Bonito y pimientos en El Pez Calle San Lorenzo Burgos

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Casi al final de la Calle San Lorenzo se encuentra El Pez, que es menos un bar y más bien una “gastrotienda.” Al entrar, se nota que es un sitio especial. Tiene estanterías de madera llenas de conservas y productos de la tierra, además de unos cuantos chorizos y morcillas colgando desde arriba. Los carteles anunciaban el vermut de la casa y las tapas que ofrecía eran sencillas. Nosotros optamos por probar el bonito con pimientos de piquillo y un vaso de vermut. Nos dieron un poco de chorizo envuelto en papel con la bebida. Luego sirvieron la tapa en el mismo frasco de la conserva, cosa que añadía al ambiente el carácter de tienda más que de “cocina”; de hecho no tienen ninguna tapa caliente. Es un lugar desenfadado para reunirte con los amigos y no tiene nada que ver con cualquier otro bar de tapas de la calle – una parada obligatoria para cualquier amante de los productos locales y frescos.

Dirección: Calle San Lorenzo 31

La Quinta del Monje

Hamburguesita de gambas en La Quinta del Monje Calle San Lorenzo Burgos

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Para acabar nuestra ruta en la calle San Lorenzo paramos en La Quinta del Monje. Este lugar también tiene tapas más sofisticadas, pero lo que más me alegró del sitio era que pillamos un taburete (habíamos pasado todo el día de pie visitando las cuevas en Atapuerca y el museo de Evolución Humana). Ya tocaba sentarnos y qué mejor que un momento de gastro-relax. Yo pedí una hamburguesita de gambas con salsa de aguacate. Venía con dos gambas enteras y un montoncito de patatas paja, “me lo zampé en cero coma”. Pedro pidió el cordero confitado y estaba para chuparse los dedos. Como nos quedaba un poco de hambre, pedimos un pinchito de pulpo para cerrar la noche. Todo muy recomendable y buen servicio.

Dirección: Calle San Lorenzo 21

Cordero Confitado en La Quinta del Monje Calle San Lorenzo Burgos

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero