Playa del poniente Benidorm

Benidorm es conocido por sus playas turísticas y los hoteles rascacielos, pero hay preciosas escapadas desde esta ciudad de la Costa Blanca.

Benidorm es uno de los destinos de playa más conocidos en la Costa Blanca. Empezó siendo un pueblo de pescadores pero en los años 60 se volvió muy popular entre los turistas (sobre todo entre los españoles como demuestra esta infografía), habiendo crecido mucho desde entonces. Desde la carretera se ven los rascacielos y muchos lo evitan como destino ya que su economía depende bastante del turismo.

Aún así, siempre nos gusta buscar los lugares auténticos y fuera de lo común cuando visitamos un sitio, y Benidorm no es ninguna excepción. Aquí unas propuestas diferentes para disfrutar de un fin de semana en Benidorm sin agobiarte con las playas (aunque no se lo diremos a nadie si te escapas un par de horas para tomar el sol.)

El Parque Natural de la Sierra Helada

Como Málaga, Benidorm es un destino que tiene mar y montaña y el Parque Natural de la Sierra Helada es un sitio perfecto para disfrutar de la naturaleza con un poco de senderismo. Hay vistas preciosas del mar desde arriba y si eres más de agua, también hay un recorrido en la costa que puedes hacer en kayak con un nivel de dificultad bastante bajo (o sea, que no hace falta ser experto para disfrutar de la naturaleza). La zona tiene muchas calas y unas formaciones de roca curiosas que se llaman “dunas trepadoras.” Tienen un color claro, como si estuvieran hechas de arena y la verdad es que parecen esculturas en mitad del agua. Es una pasada remar tan cerca de las formaciones de rocas que llevan allí miles de años.

Mercadillo El Pueblo

Mercadillos en Benidorm

Foto (by-sa) de Tomás Fano

Si eres de los que les gusta un buen mercadillo, el de Benidorm es famoso. Los miércoles y los domingos este mercadillo se llena de turistas y locales buscando algún chollo, frutas, verduras, o sólo pasar el rato en un ambiente divertido. Muy recomendable son los chiringuitos con comida barata y buena. Así tendrás las fuerzas para regatear los precios y encontrar los mejores tesoros. Uno de los puestos más famosos es el de los churros artesanales y es el sitio perfecto para desayunar un domingo por la mañana. Hay que ir con ganas de buscar un buen precio, pero es verdad que se puede salir con ropa, bolsos y zapatos a precios realmente increíbles.

El Castillo de Guadalest

No muy lejos de Benidorm está Guadalest y la verdad es que merece la pena visitar este pueblo de la época musulmana. Tiene su propio castillo, que parece imposible ya que está situado encima de un peñón muy alto como si fuera un nido de pájaro. Desde arriba, como podréis imaginar, las vistas son espectaculares. Tras visitar el castillo también podéis aprovechar para comer y visitar algunos de los museos originales del pueblo. Uno que nos ha llamado mucho la atención es el de microminiaturas. De pequeña me gustaban mucho las casas de muñecas en miniatura, así que las pequeñas escenas con tantos detalles me fascinan.

La Isla de Benidorm

La isla de Benidorm

Foto (by-nc) de William Helsen

Benidorm tiene una isla pequeña a sólo 3,5 kilómetros de la costa que funciona como una reserva natural. Se puede visitar en barco y la atracción principal son los pavos reales que dan el apodo de la “Isla de los Pavos Reales.” Es un poco turístico, pero las vistas son agradables y es una oportunidad para disfrutar de un paseo en barco. Lo único es que aconsejamos llevar zapatos de deporte ya que la tierra es bastante rocosa en la isla.

Altea

Otro pueblo cerca de Benidorm que merece mucho la pena es Altea. Es un pueblo típico español con casas blancas, floreros y calles serpentinas y empedradas. El sitio más conocido es la iglesia de Nuestra señora del Consuelo con su cúpula azul y vistas preciosas del pueblo y el mar debajo. Es el lugar perfecto para pasar el día y para comer ¿qué mejor que una paella o un pescado de la zona?

Las Fuentes de Algar

Las Fuentes de Algar son unas cataratas dentro de una reserva natural a unos 15 kilómetros de Benidorm; son perfectas para refrescarse en verano si quieres evitar las playas llenas de gente. Hay un camino fácil para llegar a las cataratas y pequeñas piscinas naturales donde podrás bañarte. La verdad es que no esperas encontrar algo así tan cerca de los hoteles enormes y las luces del Benidorm que todos conocemos. Nunca había escuchado de estas pequeñas cataratas pero sirve para reflejar la variedad de paisaje en la zona.

¿Conocéis otro lugar fuera de lo común en la zona de Benidorm? Dejános un comentario abajo.