Marina D'Or, Castellón

Marina D’Or ofrece algo para todos, pero más importante, ofrece descanso

Marina D'Or, Castellón

Cuando nos invitaron a que conociéramos Marina D’Or he de reconocer que nos lo pensamos, ya que no somos muy de este tipo de turismo vacacional. Pero reflexionando un poco nos dijimos: ¿Por qué desaprovechar la ocasión de relajarnos durante dos días a cuerpo de rey? Así que aceptamos y nos fuimos en busca de conocer qué es realmente Marina D’Or de la que tanto había oído hablar. Como Abby ya se encontraba en Nueva York, me fui con mi hermano y así de camino sirvió de momento de hermanos como antaño.

Marina D'Or, Castellón

Marina D'Or, Castellón

Marina D’Or es una ciudad de vacaciones, pero literalmente es así. No solo son hoteles y apartamentos con vistas al mar (que también), si no que es un conjunto enorme que comprende parques de atracciones, tiendas, calles decoradas, pistas deportivas, palacio de congresos y hasta gasolinera propia. Es una ciudad construida completamente a su medida donde ningún detalle se ha dejado al azar. Una de las primeras cosas por las que me interesé, ante semejante obra, fue por saber que planes de conservación y ayudas practican. Y aunque siempre estarán sujetos a polémica (en la que yo no entraré) y a pesar de ser un amante de lo natural y originalmente conservado, también hemos de pensar que muchas ciudades del mundo actuales no estaban así construidas desde un principio.

Marina D'Or, Castellón

Marina D'Or, Castellón

Dicho esto, lo que se nos venía por delante era relax y disfrute absoluto sin pensar en nada. Nos alojábamos en el Hotel Balneario Marina D’Or 5 estrellas. El trato del personal del hotel es excelente, no solo con nosotros claro, sino con los clientes con los que pudimos conversar y preguntarles. La decoración trata de hacerte sentir en un gran palacio y la verdad es que en el check-in la situación pintaba muy bien. La habitación que nos dieron era espaciosa y muy cómoda, perfecta para desconectar y con una terraza donde leer tranquilamente con vistas al mar. Además el jacuzzi era una gozada por la noche cuando llegábamos cansados.

Marina D'Or, Castellón

Marina D'Or, Castellón

Si por algo nos alojábamos en este hotel y no en otro era para poder disfrutar de primera mano del balneario de agua salada más grande de Europa. Ese momento si os puedo asegurar que fue especial. Con toda la tensión de mi próxima marcha a Estados Unidos y el tema del visado y demás, necesitaba un momento de relax y qué mejor que un spa como éste. Nos dejaron probar la zona VIP donde están las camas de agua con sonido ambiente relajante (¡qué pasada para la siesta!), baños de chocolate y leche, jacuzzis privados interiores y exteriores, una sala de aromaterapia y otra para relajarse con prensa y bebidas.

Marina D'Or, Castellón

Marina D'Or, Castellón

La parte de abajo del balneario, la que es común para todos los clientes del hotel y a donde acude la mayoría es un enorme espacio con todo tipo de zonas diferentes (baños romanos, saunas, piscinas diferentes y jacuzzis). La verdad es que si hay mucha gente y niños puede ser algo agobiante, pero existen algunas horas donde puedes escaparte y disfrutar sin mucha gente. Hemos de añadir que nosotros fuimos en septiembre, que creo que es la época perfecta para este tipo de escapadas. El balneario fue lo único que disfrutamos cada día y es que ¡merece la pena!

Marina D'Or, Castellón

Marina D'Or, Castellón

En cuanto a las comidas dispone de un buffet para desayuno, almuerzo y cena que nosotros probamos. Para el desayuno había una gran cantidad de bollería, tartas, embutidos, pan y zumos (aunque eché de menos alguno natural). Para las comidas podíamos elegir entre muchos platos diferentes desde más saludables hasta fritos y comida rápida. La verdad es que la variedad me sorprendió con opciones para todo tipo de dietas o apetencias. Como siempre, al final acabas mezclando en tu estómago todas los tipo de comidas, pero bueno creo que eso es algo que comparto con vosotros en los buffets, ¿no? Decir que la bebida está incluida y puedes repetirla cuantas veces quieras.

Marina D'Or, Castellón

Marina D'Or, Castellón

Además de las posibilidades que ofrece el hotel tenemos muchas actividades exteriores en los diferentes complejos que tiene la ciudad. El primero que nosotros visitamos fue el Parque Acuático, que solo abre por las mañanas. Aunque no es muy grande, tiene dos toboganes interesantes y sobre todo está pensado para los niños. Nosotros estuvimos un rato y nos fuimos ya que casi todas las atracciones son hasta 12 años, pero bien que descargamos adrenalina con el tobogán y los roscos.

Marina D'Or, Castellón

Marina D'Or, Castellón

Por la tarde fuimos a ver el Jardín Encantado. Aunque está pensado para niños, yo tengo que reconocer que me gustó y me pareció una idea muy original. Se trata de un espacio donde las criaturas y los árboles toman vida e interactúan con los visitantes. Además ofrecen un espectáculo de danza llevado a cabo por alguna de las criaturas de este bosque mágico. Después de esto visitamos el Parque de Atracciones que sí está diseñado para adultos y niños. Aquí descargamos del todo la adrenalina en los quads, la caída libre, la montaña rusa y el rocódromo. Con esto desde luego terminábamos el día, aunque el jacuzzi y un buen buffet nos aguardaban.

Marina D'Or, Castellón

Marina D'Or, Castellón

Marina D'Or, Castellón

Por último también tuvimos el privilegio de probar uno de los masajes que el Centro Médico ofrece. Una de las últimas apuestas de Marina D’Or es el Turismo de Salud, y se han empeñado en ofrecer lo último es tratamientos, reconocimientos y aparatos electrónicos. Nos enseñaron todos los rincones de la clínica que aunque no cuenta con mucho de lo necesario para operar como un hospital público, es perfecto para rehabilitaciones, tratamientos específicos y salud preventiva. Nosotros probamos el masaje japonés y os puedo asegurar que fue un momento de desconexión absoluta, ¡aún lo recuerdo!

Marina D'Or, Castellón

Marina D'Or, Castellón

Como podéis ver Marina D’Or ofrece un poco para todos los gustos, pero sobre todo ofrece descanso. Además el pueblo de Oropesa se encuentra cerca en coche o autobús y merece la pena visitarlo con sus calles empedradas y su autenticidad. Por conseguir que desconectara y por el trato que allí recibimos ruskomendamos Marina D’Or con 4 boquerones. Rusko también está de acuerdo conmigo en que merece la pena pasarse y probar la ciudad de vacaciones.

Marina D'Or, Castellón

Marina D'Or, Castellón