Dino juega en la Residencia Canina La Burra Lola

Si estás en la Rioja Alavesa con tu mascota y vas de bodegas no hay problema, la Residencia Canina La Burra Lola es un auténtico hotel para perros.

Cuando tienes un perro y quieres viajar tienes varias opciones. La primera de ellas es dejar el perro con alguien en el lugar donde resides normalmente. Nosotros tenemos mucha suerte y nuestra amiga Marina se ha convertido en la “tita” de Dino. Le encanta pasar tiempo en su casa porque tiene dos perras grandes y Dino, a pesar de su pequeña estatura, hace el papel de líder de la manada; ¡sin duda es un macho ibérico, jaja! La otra opción es que el perro venga contigo de viaje. Así que cuando decidimos nuestra ruta por el norte de España y Toulouse, una de las cosas que teníamos seguras era llevarnos a Dino en el coche con nosotros. La única pega fue cuando llegamos a la Rioja Alavesa ya que Dino no podía entrar en las bodegas con nosotros, y estaríamos fuera demasiadas horas como para dejarle sólo en el hotel. La solución se iba convertir en unas vacaciones de lujo para Dino: La Residencia Canina La Burra Lola.

Residencia Canina La Burra Lola

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Encontramos la opción de este hotel para perros gracias a la recomendación de Thabuca Wine Tours (con quienes íbamos a explorar la zona durante esos días.) Al investigar un poco en internet nos dimos cuenta de que la residencia canina era una auténtica joya, justo en la frontera entre La Rioja y el País Vasco. Resulta que La Burra Lola es un centro especializado en servicios de lujo para perros. Por poner algunos ejemplos tienen masajes relajantes, Reiki, juegos interactivos y un veterinario disponible las 24 horas. Era el sitio perfecto para dejar a Dino y estar tranquilos mientras visitábamos la zona. Tampoco nos apetecía dejarle sólo en el hotel tantas horas por lo cual la residencia canina era la alternativa perfecta.

Dino disfruta del jardín de La Burra Lola

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Al llegar lo que más me impresionó fue el cariño con que recibieron a Dino. Desde el primer minuto se preocuparon por cómo se encontraba y de hecho en su “habitación”, tenía tres premios esperándole en un cojín. Las habitaciones de la residencia canina son individuales, pero tienen una parte exterior con vistas a los otros perros y el jardín. Cada día tenía varias oportunidades para salir a correr y jugar con los otros perros de la residencia, siempre teniendo en cuenta los perros que se llevan mejor entre sí. Desde luego estaba mejor que en casa en algunos aspectos. ¡Ojalá tuviéramos un jardín así en Málaga!

Dino conoce a la burra Lola

Foto (by-nc-nd) de La Residencia La Burra Lola

Durante su estancia, Laura y su equipo le trataron como un rey, y lo sabemos porque cada mañana teníamos noticias de Dino en el Whatsapp. Nos mandaron fotos de Dino jugando con otros perros, conociendo a la auténtica burra Lola e incluso posando para un selfie – es verdad que Dino es muy de posar para las fotos, a fin de cuentas es un perro bloguero. Le dieron un masaje con aceite de lavanda y le cuidaron una pequeña zona de piel seca que tenía. De hecho llevábamos una semana echandole cremitas y cuando le recogimos lo tenía perfecto.

Dino descansa en la Residencia Canina La Burra Lola

Foto (by-nc-nd) de La Residencia La Burra Lola

Lo que más nos ha gustado de la Residencia Canina La Burra Lola fue el amor y gusto con que hacen su trabajo. Está claro que a Laura y su equipo les encanta su trabajo y no les importa hacer ese esfuerzo extra para cuidar de cada perro lo mejor posible. Ella vive en la casa al otro lado del jardín e incluso da un paseo por la zona de los perros por la noche por si acaso alguno está llorando o tiene cualquier problema.

Dino está muy relajado tras un masaje con aceite de lavanda en La Burra Lola

Foto (by-nc-nd) de La Residencia La Burra Lola

Si estáis planeando un viaje a la zona de la Rioja Alavesa para visitar las viñas y los preciosos paisajes, es una muy buena opción para poder dejar tranquilo al compañero de viaje más fiel. Además nos dijeron que si alguno de los días queríamos sacarlo un rato, sólo hacía falta llamar antes (por si tienes un horario menos agobiado que el nuestro, también puedes tener esta opción para combinar como mejor te venga). Nos quedamos muy tranquilos dejando a Dino en tan buenas manos. ¡Y lo contento que lo encontramos cuando le recogimos para volver a Málaga! La estancia de Dino en La Burra Lola ha sido una experiencia genial para nosotros (¡y supongo que mejor aún para él!)

Dino saca un selfie con Laura en la Residencia Canina La Burra Lola

Foto (by-nc-nd) de La Residencia La Burra Lola

Fotos con licencia (by-nc-nd); Fotos con licencia (by-nc).
Foto portada (by-nc-nd) de la Residencia La Burra Lola