Cafe de la Luz, Madrid

Café de la Luz, una cafetería en la frontera de Malasaña, Chueca y la Gran Vía

Cafe de la Luz, Madrid

Hace un par de años, cuando estaba acabando un Máster en Filología Hispánica, busqué por todas partes cafés y sitios con acceso al internet para poder estudiar. Ya sé que estáis pensando que soy muy americana, pero trabajo mejor en una cafetería con una taza de café con leche a mi lado. En ese entonces me frustré porque parecía que lo mejor que podía encontrar era un Starbucks o un café cerca de mi casa pero sin Wi-Fi. Ahora que he acabado el Máster, he encontrado varios sitios que habrían sido ideales. ¿Mi descubrimiento más reciente? Café de la Luz en la frontera de Malasaña, Chueca y Gran Vía. ¡Este pequeño café vale la pena, y mucho!

Cafe de la Luz, Madrid

Café de la Luz se encuentra muy cerca de la Gran Vía y tras estar con unos compañeros del mundo bloguero que nos descubrieron este sitio, teníamos ganas de visitarlo nosotros mismos para redescubrir esta joya escondida. Aquí hay Wi-Fi gratis y se puede sentar uno a charlar, o trabajar con tu portátil el tiempo que quieras. ¿Lo mejor de todo? ¡Te dan galletitas miniaturas con tu café! Fue amor al primer latte. Es más, el local es muy acogedor con suelos de madera y muebles que no hacen juego, y sobre todo buena música y un ambiente relajado.

Cafe de la Luz, Madrid

El café es muy abierto y fresco, con ventanas grandes en un lado y con el espacio muy bien distribuido en muchos rincones para hacerte sentir como si estuvieras en el salón de un amigo. Hay taburetes en la barra también, y se pueden pedir meriendas, smoothies, refrescos o café. En resumen, hay algo para todos. Llegamos sobre las cinco de la tarde y no tuvimos problema ninguno en coger una mesa, ya que la gente empezó a llegar sobre las seis. De todas formas, el ambiente es tan relajado que a lo mejor te quedas un buen rato.

Cafe de la Luz, Madrid

Creo que lo que más me gustó sobre el Café de la Luz fue el hecho de que todavía mantenía su toque de recién descubierto. Hay muchas cafeterías en Malasaña que se llenan enseguida. Es un barrio genial con mucho que ofrecer, y como resultado, hay mucha gente que queda con los amigos cerca de la Plaza 2 de Mayo. La ventaja del Café de la Luz es que está un poco más alejada del camino habitual y por eso todavía se puede encontrar una mesa para relajarte un domingo por la tarde.

Cafe de la Luz, Madrid

Una de las paredes del Café de la Luz está pintada con pintura de pizarra y la gente ha ido dejando todo tipo de mensajes allí. Parece serque más gente está de acuerdo con nosotros que es un sitio especial. Ruskomendamos (junto con la gente que ha dejado sus mensajes en la pared) el Café de la Luz con 5 boquerones. Es un sitio perfecto para relajarte con los amigos, inspirarte para escribir, leer un buen libro, o disfrutar de una buena taza de café. Un destino muy propio de Rusko que no te lo puedes perder.

Cafe de la Luz, Madrid