Ardmore, Irlanda

En Ardmore, la torre es del siglo 12 y las ruinas de la catedral y oratorio son del siglo 13 y 8 respectivamente

Ardmore, Irlanda

Vistamos el pueblo de Ardmore en un sábado nublado al mismo tiempo que celebraban sus fiestas patronales. Por lo que tengo entendido, estas fiestas normalmente son un evento bastante movido ya que ponen más autobuses para traer gente de las afueras del pueblo hacía el puerto donde se celebran la mayoría de las actividades. Desafortunadamente no pudimos disfrutar mucho del festival debido al mal tiempo. Por lo visto muchos eventos fueron aplazados o cancelados y las cosas más interesantes que vimos nosotros fueron un concurso de castillos de arena, un pequeño zoo y unos músicos locales cantando sus versiones de canciones pop. De todas formas, hay varias cosas del pueblo de Ardmore que merecen la pena ver, y que te dejarán satisfecho de haber venido.

Ardmore, Irlanda

El pequeño pueblo de Ardmore se encuentra en el condado de Waterford en la costa sur de Irlanda. El nombre del pueblo viene del irlandés “Aird Mhór” y significa Grandes Alturas. Se cree que es uno de los sitios cristianos más antiguos de Irlanda con restos del periodo del San Declan (el año 350-450). San Declan fue el hombre que cristianizó la zona antes que San Patricio.

Ardmore, Irlanda

La primera cosa en que me fijé en el pueblo fueron las casas con techos de paja. Creo que la única vez que había visto un techo de paja fue en un libro para niños cuando era pequeña. En los Estados Unidos, esta tradición, obviamente, no sobrevivió y que yo sepa, Rusko tampoco ha visto algo parecido en Málaga. Las casas eran bajitas, pintadas de blanco y tenían esos techos famosos hechos juntando muchos palitos de paja en ramas gordas.

Ardmore, Irlanda

Caminamos por la calle principal pasando pubs y cafés. Paramos en uno para tomar un café y una magdalena (una cosa que en América se llama muffin” y en Irlanda se llama “bun”). Se trataba de una cafetería interesante con sillas diseñadas creativamente y pinturas de un artista local colgadas en las paredes. Tomamos el café tranquilamente porque, aunque visitamos el pueblo en verano, hacía frío fuera. Luego paseamos hasta la orilla del agua donde (si hubiera hecho mejor tiempo) habríamos ido caminando por la costa para disfrutar de las vistas preciosas. Es verdad cuando dicen que los paisajes de Irlanda son asombrosos.

Ardmore, Irlanda

Tras ver la costa fuimos andando para ver la torre redonda. Tuvimos que ir cuesta arriba, pasando la neblina para ver esta torre del siglo 12 y las ruinas de una catedral y oratorio que son del siglo 13 y 8 respectivamente. Se pueden ver las imágenes dibujadas en las paredes de la catedral también. Visitamos la zona un día con mucha neblina (como mencioné, por eso no andamos por los acantilados para disfrutar del camino escénico) y fue impresionante ver, no sólo las ruinas, sino también las vistas desde arriba. Fue completamente distinto a cualquier cosa que había visto en Pennsylvania y muy parecido a las imágenes idílicas que había visto en libros de texto y panfletos de agencias de viaje sobre Irlanda. Creo que a veces, especialmente para los americanos, nos impresionan muy fácilmente las ruinas históricas ya que nuestro país es muy joven en comparación con Europa.

Ardmore, Irlanda

Tras haber visto las ruinas de la iglesia, nos dirigimos a casa otra vez (especialmente porque parecía que iba a llover en cualquier momento). Aunque debo admitir que el pueblo tiene varios restaurantes que parecían muy acogedores si hubiéramos querido disfrutar del almuerzo en ese pequeño pueblo. Ruskomendamos una visita a Ardmore con 4 boquerones. Aunque no diría que es una parada esencial en el sur de Irlanda, su historia y sus casas típicas, junto con su costa y paisajes preciosos merecen la pena si tienes tiempo.