Vista desde arriba de las Cataratas del Niágara

Las Cataratas del Niágara son maravillosas, sobre todo cuando las ves por primera vez. Te contamos lo que puedes hacer y ver en la zona, incluso con peques.

Desde pequeñito siempre soñé con poder visitar las Cataratas del Niágara. Me parecían impresionantes, algo mágico el ver toda esa cantidad de agua y lo incontrolable que se veían; como si una fuerza inexplicable estuviera detrás de esas cascadas. Así que cuando tuvimos la oportunidad nos pusimos manos a la obra a preparar el viaje. La idea final fue ir en coche desde West Reading (el pueblo de Abby en Pennsylvania) hasta llegar a Toronto, y entre medias parar en las maravillosas Cataratas del Niágara y los preciosos Finger Lakes de los que hablamos en otro artículo.

Índice

¿Cómo llegar a las Cataratas del Niágara?

Al ser un destino tan visitado, existen multitud de opciones para llegar a las Cataratas del Niágara. En nuestro caso decidimos ir en coche recorriendo todo el estado de Nueva York, algo que recomendamos sobre todo en los meses de primavera y otoño para ver las flores o el cambio de color de las hojas por el camino. Hay innumerables pueblos y actividades entre medias, y desde Nueva York ciudad son aproximadamente unas siete horas, o algo más si vamos tranquilamente parando en medio.

Si estás de visita en el país, por ejemplo en Nueva York, y quieres acercarte recomendamos que lo hagas con una excursión organizada a las Cataratas del Niágara. Como seguramente andarás escaso de tiempo y no quieres entretenerte mucho en las Cataratas, ir con una excursión ya hecha te permitirá aprovechar mejor el tiempo. Puedes elegir ir en un día (ida y vuelta) en cuyo caso recomendamos ir en una excursión que incluya avión o pasar una noche allí, en cuyo caso ya podrás ir en bus y parar entre medias en algunos rincones. En este enlace tenéis ambas opciones, donde se incluye hotel, comida, actividades, vuelos, traslados y todo lo necesario para olvidarte de pensar.

Si eres de los que te gusta ir por tu cuenta, pero no conducir hasta allí puedes ir en avión hasta Buffalo y luego coger un autobús a Niágara, o directamente en autobús que te acerque desde la ciudad donde estés (en el caso de Nueva York salen de Port Authority). En tren también se puede ir, con un trayecto desde Penn Station aproximado de unas 9 horas (no es la opción más recomendable, aunque puede ser más romántica)

Una vez allí…¿qué ver en las Cataratas del Niágara?

Pedro y Abby con los chubasqueros para ir en el barco a las Cataratas del Niágara

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Si has decidido visitar las Cataratas del Niágara hay al menos una cosa que no te puede faltar: las propias Cataratas del Niágara. Efectivamente, estaría gracioso que vieras alguna otra atracción, y no las Cataratas. Dicho esto seguimos con nuestro viaje. Nada más llegar, aparcamos el coche y la ansiedad por ver todo me podía. Solo unos pasos bastaron para mostrarse ante mí unas de las maravillas más espectaculares que jamás había visto…¿pero cómo pueden llevar tanta agua? Ya que había sido testigo de la magnitud de las Cataratas quería palparlas desde cerca.

Puente del Río Niágara donde están las Cataratas del Niágara

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

La principal actividad para sentir las Cataratas del Niágara es un crucero que te lleve a pasar por debajo de las cascadas. El más famoso es el Maid of the Mist, que fue el que hicimos nosotros, aunque hay otros también. Nos colocamos los chubasqueros rosas y guardamos la cola hasta que pudimos subir. El viaje fue impresionante, ¡qué sensación pasar por debajo de las cascadas y empaparse de la fuerza del agua! Hay un momento que todo se nubla y el ruido te embriaga; podría ser perfectamente una película de una tormenta en el mar de la que no sabes si saldrás. Si queréis comprar los tickets online, os dejo el enlace para hacerlo.

Si te mareas en barco pero aún así quieres sentir lo que es estar debajo de una cascada también tienes la opción de comprar entradas para “Journey Behind the Falls”. Descenderás por debajo de los túneles para finalmente salir a un espacio desde el que estarás literalmente bajo las cascadas (te vas a poner pleno de agua, eso seguro). Nosotros no lo hicimos, pero la gente parecía pasárselo bien ahí abajo.

Parque estatal de Niágara en el lado de Nueva York

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Una vez acabamos nuestro paseo en barco, y con la adrenalina por las nubes, decidimos dar un relajante paseo por el parque. Es precioso, y está lleno de rincones entre la naturaleza que nos hicieron sentir exploradores. Cuando menos te lo esperas acabas dando con alguna salida de agua, la cuál escuchas conforme te acercas; hay un momento en el que se ve un simple riachuelo que luego se junta con el río que va a salir a la cascada.

Pedro y Abby con las Cataratas de fondo

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Puedes pasar tranquilamente unas horas en el parque, comprar en la tienda e incluso hacer un picnic con los bocadillos que te traigas contemplando las Cataratas. Una vez que ya habíamos acabado con la zona era hora de continuar.  Quedaba por ver las Cataratas desde la parte de Canadá, pero como íbamos en coche hacia allá, lo recogimos en el parking y continuamos el camino.

Entrando en Canadá para ver las Cataratas del Niágara desde el otro lado

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

Tras cruzar la aduana llegamos a la parte de Canadá y aparcamos el coche para hacer un pequeño alto. Para mí, y creo que para muchos, las vistas desde este lado son mucho más espectaculares. El parque sí es más bonito en el otro lado, pero el mirador impresiona más aquí. Es el lugar desde donde se ven casi todas las fotos y al final del todo tienes el “hoyo” donde parece hundirse el mundo, ¡sin duda una imagen que me quedará grabada en la retina! Como estaba lloviendo no daba tiempo para más, así que regresamos al coche y seguimos nuestro camino a Toronto.

Las Cataratas del Niágara vistas desde Canadá

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero

De todas formas, si tu intención es hacer noche en la Niágara canadiense hay otras actividades que te pueden gustar. Por ejemplo tienes el Niagara SkyWheel, que es la noria desde donde se obtienen vistas impresionantes. También puedes subir al mirador Skylon Tower y darte un homenaje comiendo con todas las vistas (sobre todo por la noche). Y si el crucero te supo a poco puedes probar una emoción más fuerte en el barco Whirlpool Jet Boat Tours, que hace un descenso más rápido y cuyas entradas puedes comprar desde aquí.

Por último, y no podía faltar para los que les gusta el juego, tienes el casino cuya principal curiosidad es que es la vía de escape de los estadounidenses que viven en el estado de Nueva York (a pocos kilómetros), y que no pueden jugar ya que los casinos están prohibidos en el estado o controlados por las minorías indio-americanas nativas con reglas especiales en muchos casos. En Canadá hay más permisividad y este casino tiene mucha afluencia, ¡toda una experiencia que no nos dio tiempo a vivir!

Si voy con los peques, ¿qué hacer con niños en las Cataratas del Niágara?

Aunque tenemos muchas ganas de volver con Paula para enseñarle las Cataratas del Niágara y añadir más experiencias al artículo, cuando fuimos fue en plan romántico los dos solos; estas actividades no entraron en nuestros planes. Aún así es un destino claramente familiar con muchas cosas qué ver y qué hacer con los más pequeños.

Por un lado tienes el mariposario (The Butterfly Conservatory) con más de 2000 ejemplares libres en los que incluso los más peques pueden cogerlas en sus manos con mucho cuidado. Si les gusta la magia puedes asistir al espectáculo Wild Magic with Greg Frewin, donde podrán ver trucos de magia e incluso un tigre.

Si tus hijos son más aventureros y los planes anteriores son un poco parados, tienes la opción de hacer con ellos cualquiera de las actividades de barco que pusimos en la sección anterior o la noria. También puedes compartir con ellos un rato de teleférico o el helicóptero para sobrevolar las Cataratas del Niágara, algo que tiene que ser impresionante. Y si quieres dejarlos un poco a su aire, hay dos lugares que les encantarán: el parque acuático Fallsview Indoor Waterpark que es interior para verano o Great Canadian Midway donde estarán rodeados de máquinas arcade y otros juegos.

Os dejamos este artículo complementario que nos parece muy interesante.

¿Necesito visado para visitar las Cataratas del Niágara?

Cabe decir que las Cataratas del Niágara se pueden observar desde dos países diferentes. Para la parte de Estados Unidos, como se supone que llegas desde alguna ciudad del país, no te hará falta nada. Si fuera otro el caso puedes consultarnos.

Si quieres entrar en la parte canadiense, aquí sí nos detenemos un poco más. Si llegas desde Estados Unidos en barco, coche, andando o tren pueden cumplirse dos requisitos: que vengas de un país con convenio ESTA (por ejemplo España), en cuyo caso con el pasaporte sellado en EE.UU. sería suficiente (aunque si es coche de alquiler deben darte una tarjeta sellada en la empresa de alquiler) o que vengas de un país sin convenio (por ejemplo Argentina), para lo que necesitarás un visado; ante cualquier duda lo mejor es preguntar en la embajada o sitio oficial.

Si llegaras a Canadá por avión, la cosa sí que cambia. Muchos países, entre ellos España o México, no necesitan de un visado especial, pero sí de una autorización parecida al ESTA de Estados Unidos. Se trata del ETA que se puede obtener online a través de la página oficial o si tienes dudas de cómo hacerlo hay empresas que gestionan la visa para Canadá (ETA).

¿Dónde comer en las Cataratas del Niágara?

Un sitio que llama mucho la atención para cenar es la torre mirador debido a la experiencia completa. Aún así, durante nuestra visita a Niágara la verdad es que no tuvimos tiempo de disfrutar de la gastronomía de la zona. Por ello os dejamos un artículo que nos parece muy interesante si queréis comer bien en la zona.

¿Dónde alojarse en las Cataratas del Niágara?

Del mismo modo que no pudimos comer, tampoco hicimos noche allí. Sí que es verdad que Abby cuando era pequeña visitó Niágara con la familia, pero no se acuerda lo suficiente para recomendar un hotel. Opciones hay múltiples, desde las más baratas hasta opciones de lujo como el Hilton Fallsview Hotel.

En cualquier caso lo mejor es que echéis un vistazo a todas las opciones y lo que opina la gente de cada alojamiento para que podáis comparar.

¿Podéis ayudarme a organizar el viaje a Cataratas del Niágara?

Por supuesto, desde Auténtico Nueva York ofrecemos tanto excursiones como viajes a las Cataratas del Niágara. Entra en la web o contáctanos a agencia@autenticonuevayork.com y te ayudamos de forma personalizada. También puedes pinchar en la opción que quieras directamente:

Qué ver en las Cataratas del Niágara

Foto (by-nc-nd) de El Boquerón Viajero