Ruta del Agua de Chelva: mágica conexión entre historia y naturaleza

Te contamos cómo realizar la Ruta del Agua de Chelva y las maravillas que esconde este mágico recorrido de historia y naturaleza.

Si en la entrada anterior ya veíamos todas las maravillas que ver en Chelva, sin duda el agua forma una magnífica simbiosis con la ciudad. Hablar de Chelva sin hablar del agua, es quitarle esencia. Cuando nos propusieron hacer la Ruta del Agua de Chelva, pensamos que sería una oportunidad perfecta para conectar con la naturaleza y que Paula disfrutara. No nos equivocamos: está cerca de Valencia, en un entorno ideal y encima es súper fácil de andar.

Índice

Las aguas cristalinas del Río Chelva son las protagonistas de la Ruta del Agua de Chelva. Un paseo familiar en una ruta circular que parte directamente desde la Plaza Mayor y recorre senderos naturales que nos permitieron conectar con el medio ambiente de manera directa.

Pedro explicando a Paula en la naturaleza

Lo mejor de la Ruta del Agua es que gracias a los esfuerzos del ayuntamiento de Chelva, en conjunto con la Agencia Valenciana de Turismo, se puede disfrutar de una ruta totalmente segura y bien señalizada. Si estás buscando una ruta que combine a la perfección cultura y naturaleza, y que además puedas disfrutar en un día familiar, te invito a seguir leyendo.

Chelva, un sitio de paz en medio de la naturaleza

Pedro y Paula en los lavaderos de Chelva

Enlazando con el artículo de Chelva, cabe recordar que estamos ante una localidad pequeña, con no muchos habitantes, que se encuentra en la Serranía del Turia, dentro de la provincia de Valencia. A pesar de no ser muy grande, Chelva está llena de paisajes que nos hacen sentir la naturaleza de manera intensa. Esta pequeña localidad goza de montañas y monumentos naturales como la Sierra de Atalaya o el Pico del Remedio, entre otros muchos.

Conociendo la Ruta del Agua

Antes de que te cuente nuestra experiencia, es importante saber que la Ruta del Agua es un recorrido muy sencillo de aproximadamente 3 horas que puedes realizar con toda tu familia (nosotros la hicimos con Paula que tiene 3 años). Tiene una parte urbana donde vas a poder visitar el casco histórico y una parte más natural, donde vas a encontrar todas las maravillas que esta ruta tiene para ti.

La Ruta del Agua en el Casco Histórico

Los callejones de Benacacira en Chelva

Lo mejor es que como nosotros, comencéis la Ruta del Agua en el centro de la ciudad, en la Plaza Mayor de Chelva. Aquí encontraréis la Iglesia de los Ángeles, construida a finales del siglo XVII. Desde la plaza, son varias las calles que te llevan al barrio de Benacacira. Como ya vimos, esta zona aún conserva la estructura urbana del siglo XI, lo que puede crear una sensación de estar visitando una zona que se quedó congelada en el tiempo. 

De hecho, una de las cosas que hacen más mágicas esta parte del recorrido es que casi se puede sentir el olor de las especias utilizadas en la cocina árabe de las familias que vivían aquí en otros tiempos. También vas a estar acompañado del elemento más importante de esta ruta, el agua. El agua de las fuentes públicas de Chelva es tan limpia y fresca que puedes beber directamente de cualquier grifo público durante el recorrido.

Otro atractivo de Benacacira es la Ermita de la Soledad, construida en el siglo XVIII sobre las ruinas de la primera mezquita musulmana de Chelva. En esta plaza probablemente se instalase un mercado multicultural. Luego del barrio de Benacacira, encontramos el barrio cristiano de Ollerías, que se construyeron para poder ofrecer un lugar a todos los que llegaron como consecuencia de la reconquista de la península por el rey Jaime I.

Saliendo de la ciudad

Tras haber pasado por estos barrios, la ruta empieza a transformarse en algo más rural y el próximo destino que se encuentra es el área recreativa Molino Puerto. Muy cerca se pueden ver los restos un molino harinero de la edad media, pero que estuvo funcionando hasta el siglo XX. Ahora solo es un atractivo turístico perfecto para pasar un rato en el campo con la familia o los amigos.

Cabe señalar que si prefieres comenzar la Ruta del agua directamente desde la naturaleza, en esta zona puedes aparcar el coche si no llegas muy tarde.

La Ruta del Agua de Chelva en la naturaleza

Paula disfrutando de la Ruta del Agua en Chelva

Llega la hora de salir de del pueblo y empezar el camino natural. La Ruta del Agua de Chelva sigue el curso del río Chelva-Tuéjar, afluente del río Turia, que es el encargado de darle vida a esta zona de Los Serranos.

Desde aquí, debes tomar el sendero hacia el norte, asegurándote de que el río siempre quede a tu mano derecha, hasta llegar a «La Playeta». Estamos ante una de las zonas de baños rurales más atractivas dentro de la Comunidad Valenciana. Es así gracias a la arena que se acumula en la orilla y sus aguas tranquilas. Un sitio perfecto para refrescarse y reposar en la mitad de la ruta. Eso sí, ten cuidado porque, aunque el agua sea tranquila aquí, más adelante existen unas magníficas cascadas.

Pedro y Abby en la Playeta

Tras refrescarte, vas a continuar en la Ruta del Agua de Chelva con la suave subida hasta el túnel del Paso de Olinches. Este túnel tiene un poco más de 100 metros excavado en la roca. Al atravesar el túnel te vas a encontrar en la parte final de la ruta. Aquí podrás encontrar las ruinas de la antigua central hidroeléctrica, de época preindustrial.

Desde aquí volveremos a la Playeta y continuaremos el recorrido en dirección contraria, volviendo a cruzar Molino Puerto y caminando hasta la Fuente del Cuco. Aquí se pueden tomar dos decisiones: continuar la ruta rural para ver algunos miradores y disfrutar de la naturaleza o volver hacia el centro de Chelva de nuevo.

Lógicamente, os recomiendo que sigáis la ruta ya que los miradores están muy bien. Además, no añade mucho tiempo y podrás también ver la antigua Fábrica de luz. Una vez completado el recorrido volveremos hacia Chelva para seguir explorando sus barrios.

Después de empaparnos de la naturaleza en la Ruta del Agua de Chelva, llegaremos al barrio mudéjar-morisco del Arrabal. Tiene como logro haber albergado su trazado medieval intacto y los elementos históricos que hacen de él un atractivo turístico singular.

Finalizaremos viendo la antigua entrada del barrio judío del Azoque. Chelva tiene la particularidad de ser uno de los pocos municipios con la judería intacta. Es importante que visites la ermita de la Santa Cruz. Un sitio histórico y de los monumentos más importantes que puedes ver en el interior de Valencia. También podrás ver otros monumentos como el antiguo ayuntamiento o la Ermita de los Desamparados (una ermita de estilo barroco).

Sin duda, la Ruta del Agua de Chelva es una de las mejores rutas para realizar un paseo familiar. Su seguridad y señalización permiten que las casi 4 horas de camino se conviertan en una experiencia agradable para todos los que deciden emprenderla.

Preguntas frecuentes (F.A.Q)

¿Dónde empieza la Ruta del agua de Chelva?

La Ruta del agua de Chelva comienza en la Plaza Mayor del pueblo.

¿Cuántos kilómetros tiene la Ruta del agua en Chelva?

Tiene aproximadamente 7 kilómetros en total, con una dificultad baja (señalizado en todo momento) y una duración de 3 a 4 horas.

¿Cuánto dura la Ruta del agua?

Depende del ritmo que se lleve, pero haciéndola tranquilamente y en familia puede llevar unas 3 a 4 horas.

¿Se puede bañar uno en Chelva?

Sí, durante el recorrido de la Ruta del agua podrás bañarte en el río y además tienes la famosa Playeta donde disfrutarás de preciosas vistas.

¿Qué río es el que se ve en Chelva?

Es el Río Chelva-Tuéjar, un afluente del Río Turia.

Mariposas en la naturaleza de Chelva
Imagen por defecto
El Boquerón Viajero
Artículos: 2

Un comentario

  1. Hola Pedro.

    Es una zona que tengo a un par de horas en coche, que siempre digo de ir, pero de momento está en la lista de pendientes. Me gusta mucho esta ruta del agua. que se puede combinar con el Acueducto Romano de Peña Cortada, me alegro que te vaya bien.

    Ciao!

Deja un comentario